Compartir
Publicidad

Cómo crear un rincón de juego en la terraza

Cómo crear un rincón de juego en la terraza
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jugar al aire libre es una experiencia multisensorial fundamental para el desarrollo físico y emocional de los niños. Estos espacios involucran a los sentidos, despiertan la imaginación y les invitan a explorar y descubrir. En verano, podéis convertir la terraza en esa zona recreativa en la que vuestro hijo experimente sensaciones que probablemente no le permitáis dentro de casa, como jugar con pompas de jabón, agua y arena.

Con lo moviditos que suelen ser los niños, a la hora de decorar la terraza tened en cuenta que debe ser un entorno seguro con materiales antichichones y resistentes a las "amenazas" de los peques. Y aunque protejáis adecuadamente este espacio, vigilad siempre a los niños menores de 7 años. Os ayudamos a delimitar ese universo mágico y personal en el que celebrar una fiesta con un buffet de juguetes, como propone IKEA en la Escuela de Decoración.

Ikea

Suelo de madera, perfecto para los niños

Para adaptar el suelo de la terraza a los niños y delimitar la zona de juego, optad por uno de madera, como la tarima entramada Runnen de IKEA. Es antideslizante y no se calienta con las altas temperaturas, así que los niños pueden andar descalzos sin resbalarse ni quemarse los pies. Otras de las ventajas de este tipo de suelos para terrazas son que amortigua los golpes y caídas y aporta calidez y confort para jugar sobre él.

La tarima de madera Runnen es muy fácil de montar y desmontar, permite limpiar el suelo de debajo cuando queráis y al llegar el otoño lo recogéis y lo guardáis hasta el verano siguiente. Aunque si preferís algo más suave para vuestros pequeños, podéis cubrir el suelo con una vistosa alfombra o manta especial para juegos si el niño es muy pequeño.

Nina Platos Picnic

Muebles que sí pueden decorar emulando a Picasso

A los peques les encanta pintar, jugar con plastilina y otras actividades lúdicas que requieren de una mesita. Si escogéis el mobiliario tamaño mini y ligero, ellos mismos pueden moverlo, como los muebles de plástico de la serie Mammut. Son ideales para decorar la terraza por sus colores vistosos y alegres y ser inmunes a los peligrosos helados, pinturas, arcilla y demás sustancias afines a los niños, porque se limpian fácilmente.

Si disponéis del espacio suficiente en la terraza, podéis entretener a los pequeños con el juego de las sillas y, por supuesto, utilizarlas para cumpleaños y otras celebraciones. Y cuando llega el frío, perfectamente podéis llevar estos pequeños muebles del jardín al dormitorio para realizar las tareas escolares.

Saltos en los cojines y no en el sillón

Ya tenéis los muebles de jardín, ahora toca decorar la terraza con el toque divertido y personal que conseguís con cojines de exterior de colores y formas originales, como una nube, un sol o un adorable corazón con brazos, un clásico de IKEA del que los niños se encariñarán al instante.

Si extendéis unos cuantos cojines de diferentes tamaños para amortiguar bien, veréis que os pueden dar mucho juego en la decoración y la diversión de los niños. Os proponemos jugar a saltar de uno a otro para mantenerse a salvo, apilarlos en una torre lo más alta posible sin que se derrumbe, construir una casita para los muñecos, lanzárselos a mamá como si fuera una pelota o hacer una guerra de cojines. Cuando la batalla termina, se desenfundan y se lavan para que luzcan perfectos de nuevo.

Picnic Exterior Pe305434

Con los cojines en el exterior colocados sobre una manta, toalla o una alfombra y unos vasos y platos de plástico habilitáis una zona estupenda para celebrar una merienda de picnic con amigos. Para darle un aire más festivo, decorad la terraza con guirnaldas dan una iluminación a la terraza de lo más cálida.

Un lugar para que descansen los juguetes

Los juguetes ya están agotados, han dado más vueltas que una noria en las manos de los niños y acaban desperdigados por el suelo de la terraza. Ahora toca que descansen y carguen pilas para el día siguiente. Para que duerman cómodamente y motivar a los niños a recoger y ordenar, como si fuera su dormitorio, dotad a la zona de juegos de elementos de almacenaje, como cajas, cestos, arcones y pufs, de colores divertidos, materiales resistentes y distintos diseños.

O tal vez ya teníais cajas de almacenaje para tener en orden en la habitación y solo debéis trasladarlas a la zona de juegos de verano tan chic que habéis habilitado en la terraza y que podéis compartir en la Escuela de Decoración de IKEA para inspirar a otros padres.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos