Compartir
Publicidad

Así es el chupete ideal para NUK

Así es el chupete ideal para NUK
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los padres sufren cuando ven a su bebé intranquilo y buscan la manera de calmarle sin dilación. Ahí es cuando los chupetes caen como un regalo del cielo para socorrer a padres desesperados: al ponérselo, ¡surge la magia y se calma!

La succión es una necesidad biológica que algunos ya practican en el útero materno con su propio dedo. Así que con el uso del chupete satisfacen ese instinto natural que tanto les reconforta. Pero no todos los chupetes son iguales, hay muchos en el mercado. Para los padres que buscáis lo mejor para vuestros peques, os vamos a detallar por qué con los chupetes NUK ellos estarán tranquilos y vosotros también.

Logonuk

Por su material libre de bisfenol A

¿Silicona o látex?, os preguntaréis. Pues hay tantas respuestas como padres, porque es cuestión de gustos. Lo más importante es que cualquiera de los dos materiales esté libre de bisfenol A (BPA), una sustancia química que puede afectar al cerebro de los niños, entre otras lesiones. Todos los modelos de chupete NUK cumplen con este requisito, al igual que las tetinas y los biberones.

El látex es un producto natural, muy suave, cálido, flexible, que produce una sensación de succión muy natural. La silicona es un material sintético transparente, con una superficie lisa muy agradable, no absorbe sabores ni olores, no se deforma con el paso del tiempo y no provoca alergias. Además, resiste muy bien las altas temperaturas, se desgasta con menos facilidad y se limpia mejor, porque no dejar penetrar restos de comida ni de otras sustancias.

El diseño anatómico que evita deformaciones

Algunos progenitores temen que el uso del chupete pueda afectar al crecimiento del paladar y de los dientes, algo inevitable cuando el pequeño se chupa el pulgar (claro, el dedo siempre está ahí, no se puede retirar), si no se elimina el hábito a tiempo. Por eso NUK, después de medio siglo fabricando chupetes, y ser la primera empresa que lanzó uno anatómico, diseña cada uno de sus modelos de la mano de expertos en ortodoncia para asegurar un desarrollo oral sano.

Fruto de ese trabajo con los especialistas son las tetinas anatómicas de silicona, que favorecen el entrenamiento de los músculos bucales y se adaptan a las encías del bebé para reducir el riesgo de desalineación de los dientes. Con el diseño alargado y aplanado se disminuye la presión en la mandíbula, se deja espacio suficiente a la lengua y se evitan deformaciones. Con ese diseño se consigue que el uso prolongado del chupete no sea un problema para el desarrollo del paladar.

Un sistema de ventilación contra irritaciones

La parte del chupete que cubre la boca, conocida como escudo, debe adaptarse a la cara del bebé, dejar espacio suficiente para respirar bien, aunque sean recién nacidos, y asegurar la fijación en la posición adecuada para sus dientes y un contacto suave con la piel, para que no se produzcan marcas o rozaduras. Así que a la hora de comprar el chupete, debéis comprobar si también el diseño de este elemento es anatómico.

Además de una estructura anatómica, los chupetes NUK incorporan un sistema de ventilación basado en unos grandes orificios que garantizan el paso del aire alrededor de la boca, lo que evita la fricción y la acumulación de saliva, factores que pueden causar irritaciones. El aire incide también sobre la tetina, lo que permite que esta permanezca suave y moldeable. A la hora de comprar un chupete, aseguraos de que la anilla está perfectamente integrada y encaja con el escudo sin problemas.

A cada edad su chupete

Cuando compráis la ropita del bebé os parece muy pequeña, pero cuando nace y se la ponéis, comprobáis que, en general, más bien les queda holgada incluso la talla 0 (y menos mal porque crecen enseguida). ¿A que no se os ocurriría vestirle con la talla de 3 meses? Pues con los chupetes sucede lo mismo, debéis adquirir uno adecuado a su edad.

La colección Freestyle de NUK incluye en un pack seis chupetes con dos unidades de cada edad: Talla 1 (0-6 meses), Talla 2 (6-18 meses) y Talla 3 (18-36 meses). Independientemente del tamaño, debéis reemplazar los chupetes a menudo, lo recomendable es cada mes y medio o dos meses y, por supuesto, cuando comprobéis que está deteriorado o alguna pieza suelta

E independientemente de la edad, los dibujos y los colores llamativos del chupete le encantarán a vuestro pequeño. Si tenéis diferentes modelos, podréis combinarlos con la ropa y su aspecto resultará aún más irresistible de lo que ya es el de un bebé.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos