Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Las 3 grandes ventajas de tener bañera-cambiador

Las 3 grandes ventajas de tener bañera-cambiador
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

No se sabe quién disfruta más, si el peque o nosotros a la hora del baño, es toda una experiencia multisensorial para él, y sin duda uno de los mejores momentos del día para ambos, aunque a veces puede no resultar fácil inclinarse para asearle en la bañera. En este caso, una buena solución es contar con una bañera-cambiador, te contamos cuáles son sus beneficios.

Las malas posturas pasan factura

Con el agua el peque se queda relajado y tú, si te has encorvado para limpiarle en la bañera, tal vez con un dolor de espalda... Y esa inclinación a diario puedes no notarla ahora pero a la larga es muy probable que sí, ya que la columna también se sobrecarga al coger en brazos al bebé, sacarle de la cuna o cambiarle el pañal sobre la cama.

Una bañera-cambiador te ayuda a cuidar la espalda, y modelos como Cuddle&Bubble Comfort de Chicco, te permiten regular la altura de la estructura para que no te lesiones ni siquiera mínimamente. ¿La postura correcta para bañarle? Coloca tu mano debajo de su axila y el antebrazo sujetándole la cabecita y la espalda.

Comodidad y seguridad para el bebé

Chicco Cuddle And Bubble Comfort

La bañera-cambiador es una buena elección para evitar el dolor en la zona lumbar y también por lo cómoda que resulta para el chiquitín, gracias al confortable acolchado reductor con diseño ergonómico y la base de gomaespuma que tapa la bañera. Es muy importante para la seguridad del bebé que esta última tenga los laterales elevados, actúan como protectores y "complemento" a tus ojos, ya que en esos momentos siempre deben contar con tu supervisión.

Que disponga de ruedas está muy bien si lo quieres trasladar del baño a otra habitación, como el modelo Cuddle&Bubble que, además, cuenta con frenos que dan estabilidad a las patas. Una ventaja de que el cambiador y la bañera estén en la misma estancia es que evitas la exposición del bebé a los cambios de temperatura o a corrientes de aire.

Todo organizado y a mano

La toalla, el gel, el champú, la crema para el culete, los pañales, el sacamocos, la colonia... la lista de productos para la higiene del peque es interminable, ¡qué bien cuando los tienes a mano todos juntos! Esta es otra buena razón para elegir una bañera-cambiador, que incorpora elementos de lo más prácticos, como una bandeja inferior extraíble, accesorios de quita y pon y un compartimento con sistema de ventilación para guardar la esponja y los juguetes húmedos.

Normalmente este tipo de mobiliario suele colocarse en el cuarto de baño para llenarlo directamente con el teléfono de la ducha. Si no dispones de mucho espacio, tienes la posibilidad de situarlo encima del bidé, siempre que no te importe prescindir de él.

El modelo Cuddle&Bubble Comfort de Chicco es plegable, por lo que puedes trasladarlo fácilmente a cualquier otro lugar de la casa y llevártelo de viaje, aunque lo más habitual es que las bañeras-cambiador estén fijas en un sitio por la cantidad de veces que toca cambiar el pañal, ¡todos los días y durante sus dos primeros años de vida!, así que le sacarás muchísimo partido.

En Momentos Chicco

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos