Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La orientación espacial se mejora ¡jugando!

La orientación espacial se mejora ¡jugando!
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

Una de las habilidades básicas que deben aprender los bebés según van creciendo es la orientación espacial, ya que influye a la hora de adquirir conocimientos como la escritura y la lectura y tiene utilidades tan prácticas como que no se pierdan cuando están jugando en el parque y sepan encontrarnos, o que cuando sean mayores no tengan problemas a la hora de ubicarse con un mapa. ¿La mejor forma de desarrollarla? Jugando, por supuesto.

Juegos para desarrollar la orientación espacial

Coche Teledirigido 1

En las guarderías y en las escuelas intentan cada día fomentar la lateralidad de los niños, es decir, enseñarles a utilizar los dos hemisferios del cerebro por igual, ya que influye también en las habilidades motoras y espaciales. Hay algunos ejercicios físicos que la favorecen, como el gateo. Incluso cuando ya caminan, en muchos colegios siguen practicando el gateo, el arrastre y la escalera de braquiación para favorecer el equilibrio y el desarrollo en los niños.

Los padres podemos jugar con los niños para mejorar su orientación espacial con juegos como el escondite, juegos con pelotas, para que utilicen ambas manos y ambos pies, juegos de memoria, para ubicar imágenes en un tablero, o con canciones que impliquen mover las manos y dirigirlas hacia diferentes partes del cuerpo.

Juguetes teledirigidos

Distinguir arriba, abajo, izquierda y derecha no solo es importante a la hora de escribir (por ejemplo, para tener clara la direccionalidad de letras como la p, la d, la q o la b), sino también para los deportes, ya que los niños deben saber situarse en espacios grandes, para el dibujo y para la representación mental del espacio y del tiempo: cómo nos situamos respecto al espacio que nos rodea, cómo controlamos la ocupación de espacios vacíos, cómo calculamos las distancias frente a objetos, para lanzar una pelota, frenar en el momento adecuado etc., y cómo nos desplazamos en el espacio superando obstáculos, trepando, saltando y girando.

Para aprender a situarse en el espacio, los juguetes teledirigidos pueden ser muy útiles, ya que se mueven en todas direcciones y deben esquivar objetos fijos y móviles. Y a los niños les encantan. El Fiat 500 Sport Radiocontrol puede ser su primer coche con control remoto, ya que es seguro, fácil de utilizar y se puede usar a partir del año.

Coche Teledirigido 3

Su bonito diseño, una réplica del auténtico Fiat 500, tiene todos los detalles de un vehículo de competición, además de imitar el sonido del claxón y del motor, una de las funciones favoritas del peque de la casa. El volante es totalmente intuitivo y se conduce igual que un coche de verdad, girando el volante a izquierda y derecha el coche responde en esa dirección.

Un juguete divertido con el que estimular la imaginación y creatividad del niño y con el que adquirirá habilidades cognitivas sin darse apenas cuenta, descubriendo cómo el coche se tiene que ubicar en el espacio para no chocarse, esquivando obstáculos y sin parar de moverse.

¿Listo para enseñarle a tu hijo a conducir como un piloto de Fórmula 1?

En Momentos Chicco

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos