Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

De viaje, como en casa: consejos para dormir con el bebé

De viaje, como en casa: consejos para dormir con el bebé
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

Tener un bebé te cambia la vida. Nadie puede negar eso. Pero ser mamá o papá no implica que no puedas seguir haciendo las cosas que hacías antes, aunque de un modo distinto. Ahora que es tiempo de escapadas y viajes, quizá eres de los que piensan que es una locura irse de vacaciones con un bebé, porque serán días de estar arriba y abajo, de horarios distintos, comer y dormir fuera… Si te asusta salir de vacaciones con un bebé, sobre todo pensando en las noches, toma nota de nuestros consejos y ve preparando la maleta porque dormir con tu pequeño fuera de casa es posible.

Adáptate a su ritmo

Los bebés, sobre todo los más pequeños, son como relojes diminutos y suelen tener muy interiorizados algunos hábitos. Por eso, en vacaciones, debéis velar porque vuestros horarios sean lo más parecidos posible a los del día a día. Es decir, que en vez de intentar que el bebé se adapte a vuestro ritmo, lo más lógico es que vosotros os adaptéis a las rutinas que ya tengáis establecidas en casa.

No modificar los horarios en vacaciones, también ayuda a hacer más fácil el periodo de adaptación al regresar

Es evidente que durante el verano nos relajamos y no estamos tan pendientes del reloj, pero tampoco conviene cambiar demasiado los horarios, especialmente los de comer y dormir. Si vais de vacaciones a alguno de los muchos destinos familiares que existen, os resultará más fácil llevar un “horario infantil”, ya que tanto las comidas del alojamiento como las posibles actividades que lleven a cabo estarán pensadas para los más pequeños.

Si tu bebé está habituado a ciertas pautas para dormirse, como tomar un baño relajante justo antes de acostarse o escuchar cómo le lees su cuento favorito, intenta mantenerlas durante las vacaciones. No pasa nada si un día te saltas las rutinas, pero en general, intenta seguir los mismos hábitos para no alterar su ritmo. Eso también lo agradecerás a la vuelta, ya que te ahorrarás el clásico período de adaptación para volver a la guardería o al cole.

Sus cosas, su tranquilidad

Bebe Durmiendo Con Su Peluche

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta durante las vacaciones es el de mantener un entorno familiar para el bebé. Para ello, puedes llevar en el equipaje alguno de sus juguetes preferidos, la mantita con la que suele dormir por la noche, el chupete que le ayuda a calmarse…

Además, hay una serie de objetos que no debes olvidar si viajas con niños porque te harán tu estancia mucho más cómoda. Buen ejemplo de ello es la bañera de viaje, la trona portátil, la sillita de paseo y una mochila portabebés para las excursiones, además de la ropa y complementos (gorro y gafas de sol) y los enseres de higiene y limpieza (pañales, crema solar, toallitas y jabón).

El momento de acostarse

Llanto Del Bebe

Muchos hoteles cuentan con cunas de viaje para los peques, aunque se trata de un servicio sujeto a disponibilidad por tener pocas unidades y previo pago de un importe por cada noche de uso. Para evitar encontrarte sin cuna al llegar a tu destino o que la factura de tu estancia se dispare, te recomendamos que siempre que puedas te lleves la cuna cuando salgas de viaje. Además, otro tipo de alojamientos, como los bungalows de cámpings, albergues y hostales no suelen tener como extra en las habitaciones este tipo de cunas, por lo que os podéis encontrar que, durante las vacaciones, el peque no tenga su propia cunita donde dormir.

No todos los alojamientos disponen de cunas, es recomendable cosultar antes o llevarnos una de viaje

Llevarte tu propia cuna de viaje en tus escapadas te ahorrará los clásicos berrinches a la hora de acostar a los peques porque no están cómodos o no les gusta la cuna del hotel. La cuna de viaje refuerza el sentimiento de familiaridad del bebé con su entorno que comentábamos antes, ya que se trata de un objeto conocido por el bebé, bien porque lo ha usado en otras ocasiones o simplemente por el hecho de verlo habitualmente. Colores que el bebé reconoce, sus sábanas y su olor, le permitirán reconocer la cuna y dormir en ella plácidamente (y vosotros también).

Por otro lado, utilizar su cuna es una forma segura de garantizarnos la comodidad, seguridad e higiene de la misma, algo que no siempre podemos conseguir con una cuna una prestada o que nos ofrezcan en el alojamiento.

Easysleep

La cuna de viaje, además, os resultará esencial cuando viajéis a casa de familiares, a una segunda residencia o incluso en vuestro domicilio, donde la podréis usar como un práctico parque. Chicco dispone de dos modelos distintos de cunas de viaje, homologadas desde el nacimiento hasta los 4 años de edad, por lo que les podréis sacar el máximo rendimiento. Tanto la cuna Good Night como la Easy Sleep son muy fáciles de plegar y transportar, y cuentan con un doble dispositivo de seguridad para evitar el cierre accidental.

Con su cunita y sus hábitos de siempre, nuestro peque podrá disfrutar de las vacaciones y dormir como en casa.

En Momentos Chicco

Fotos | iStock: MiMaLeFi / ia_64 / Oleg Kozlov

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos