Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

7 aspectos importantes al escoger un biberón que quizá no has tenido en cuenta

7 aspectos importantes al escoger un biberón que quizá no has tenido en cuenta
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

Durante la crianza del bebé, e incluso aunque hayas decidido amamantarlo, pueden surgir situaciones en las que necesites utilizar un biberón, como la vuelta al trabajo o el uso de un medicamento no compatible con la lactancia. Actualmente, hay una enorme variedad de biberones y de puntos a tener en cuenta a la hora de elegir el más adecuado para nuestro bebé.

Por lo general, los biberones se clasifican según el tamaño, la forma, el material con el que están fabricados y el tipo de tetina. Cada modelo tiene sus ventajas e inconvenientes y sus propias características que los hacen más o menos fáciles de limpiar, higiénicos, seguros, resistentes o apropiados de acuerdo a la edad o el gusto del niño.

A continuación te contamos aquellos aspectos importantes que a veces se nos escapan. Toma nota.

La forma del biberón

La variedad es muy amplia y cada modelo tiene sus propias ventajas. Los modelos clásicos son cilíndricos, y se adaptan bien a todos los usos. Los de forma triangular favorecen el agarre y tienen mayor estabilidad. Otros tienen un formato más ancho que los hace más estables y facilitan su preparación y limpieza.

Los biberones ergonómicos están diseñados para que el bebé los sujete con mayor facilidad. Muchos de ellos incluso incluyen asas que forman parte del cuerpo del propio biberón, como el Biberón de Paseo Well-Being de Látex de flujo rápido y con tetina fisiológica para ayudar al bebé a aprender a beber de forma independiente.

También están los biberones anticólicos y antirreflujo que, al tener una forma curva, facilitan la tarea de los padres y reducen la cantidad de aire ingerida por el pequeño durante la toma. El Biberón angular Well-Being Látex 0m+ tiene un efecto anticólico doble, ya que tanto su forma inclinada como su válvula anticólicos están diseñadas para prevenir la ingesta de aire y reducir el reflujo y la acumulación de gases. Además, su base se desmonta para facilitar su limpieza.

Biberon Anticolico Chicco

Qué tetina elegir: látex o silicona

A la hora de elegir tetina debemos priorizar la aceptabilidad del bebé. La cual dependerá a su vez de la forma, tamaño y material de la tetina.

Las tetinas de látex son suaves y elásticas, por lo que ofrecen una sensación cómoda durante la succión y resultan perfectas para pasar del pecho al biberón y viceversa de una forma fácil.

Sin embargo, la silicona es un material mucho más higiénico, completamente transparente y suave, inodoro e insípido. Estas tetinas también son mucho más duraderas ya que la silicona no se deforma incluso después de repetidas esterilizaciones.

Biberones Well Being De Chicco 00

Las nuevas tetinas de Silicona Efecto Mamá de Chicco como las de la gama Well-Being, tienen un acabado satinado exclusivo con textura extra suave que resulta extremadamente agradable durante la succión ya que proporciona una sensación placentera, tan suave como el contacto con el seno materno. Las tetinas WellBeing se encuentran disponibles en varios niveles de flujo y su base, además, facilita la comodidad del roce con los labios del bebé.

Cuando la lactancia es mixta o se dan algunas de las tomas de leche materna en biberón, el más recomendable es el que replica la toma del bebé del seno materno, como el Biberón NaturalFeeling de Chicco, que tiene una base abombada específica para el apoyo labial del bebé, con relieves que imitan el pecho materno y aumentan la elasticidad y flexibilidad de la tetina.

Siempre con válvula anticólico

Cuando el bebé toma leche del biberón, el espacio que ocupó la leche antes de ser succionada por el bebé no es reemplazado por nada, generando un efecto de vacío que obliga al bebé a hacer pausas en la toma abriendo la boca y tragando aire, que posteriormente le causará cólicos.

El sistema anticólico se consigue por medio de válvulas que hacen que el aire penetre en el biberón en lugar de ser ingerido por el bebé, llenando así el vacío y permitiendo que el pequeño se alimente cómodamente y mantenga el ritmo de succión sin pausas. La válvula anticólicos de los biberones Well-Being está especialmente diseñada para prevenir la ingesta de aire, ayudando a reducir la irritabilidad, el reflujo y los cólicos posteriores a la ingesta de leche.

Tamaño y velocidad de biberones y tetinas

El tamaño del biberón suele ir unido al de la tetina y a la velocidad de esta última. Sin embargo, no tiene por qué ser así obligatoriamente. Hay bebés muy tragones que necesitan biberones de mayor capacidad desde las primeras semanas de vida y otros que prefieren hacer más tomas de menor cantidad a lo largo del día. No obstante, es importante elegir un tamaño de tetina y un flujo adecuado a su edad.

La tetina más adecuada para recién nacidos y hasta el primer mes de vida es la de flujo lento. Las tetinas de flujo medio resultan aconsejables a partir del tercer y cuarto mes. La tetina de mayor flujo y velocidad se impone con la llegada de los cereales y las papillas, que espesan la preparación del biberón con leche. La diferencia entre todas ellas es la cantidad y/o tamaño de sus agujeros.

28595119574 167ca8571c Z

Cada bebé es diferente y él mismo se decantará por un tipo de tetina determinado. Los bebés marcan su propio ritmo de desarrollo y serán ellos los que nos indiquen cuándo ha llegado el momento de cambiar de biberón y tetina. El bebé más glotón pasará rápidamente a la tetina de mayor flujo para aumentar la salida de comida y el bebé tranquilo o poco comilón, permanecerá más tiempo con las tetinas de agujeros pequeños.

¿Polipropileno o vidrio?

Los biberones se fabrican en dos tipos de materiales: vidrio por un lado, y plástico o polipropileno, por otro. Cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes.

Los de vidrio son más higiénicos y fáciles de limpiar. No absorben los sabores ni los olores de los alimentos y suelen conservarse mejor con el paso del tiempo. Sin embargo, el vidrio es un material más pesado y frágil si lo vamos a transportar.

Los biberones de polipropileno son más ligeros y resistentes. Son mucho más sencillos de transportar y no se rompen si se caen al suelo o si el peque comienza a sostenerlo solito.

Por todo lo anterior, muchos padres optan por los biberones de vidrio en la primera etapa, en la que se suele dar prioridad a la higiene y la limpieza. Como la línea de biberones Well-Being de vidrio compuesta por biberones de vidrio puro y natural especialmente indicados para las mamás preocupadas por todo lo que entra en contacto con su bebé. Además, el vidrio especial termoresistente mantiene la temperatura de la leche durante más tiempo, una característica ideal para los más peques.

Biberones Well Being De Chicco 02

Después, a partir del segundo semestre de vida los biberones de vidrio se sustituyen por los biberones de polipropileno, cuando los niños comienzan a sujetar el biberón por sí mismos. Además la gama de biberones Well-Being está disponible también en una edición limitada diseñada por Mr. Wonderful con las mismas garantías de seguridad y divertidos mensajes y dibujos para disfrutar toda la familia.

¿Cuántos biberones comprar?

Si tu bebé se alimenta exclusivamente con biberón hará un mínimo de 7 ó 10 tomas diarias (sin contar la ingesta de otros líquidos para los que también necesitaréis usar un biberón). Por lo que siempre será útil disponer de media docena de biberones.

Utiliza al menos 2 biberones para sus tomas de leche diarias, así no tendrás que estar lavando y esterilizando constantemente. Mantén un biberón en reserva, usa otro para el agua y emplea los 2 restantes para las medicinas e infusiones.

Si piensas hacer un uso ocasional del biberón, necesitarás tener un par de biberones siempre a mano para la leche, el agua, las infusiones o las medicinas.

¿Cuándo reemplazarlos?

Dependerá mucho de la frecuencia de uso que les deis, pero en cualquier caso deberás prescindir de los biberones usados cuando el plástico o el vidrio con los que están hechos se rayen, desgasten o agrieten.

También es recomendable estar al tanto del estado de las tetinas para sustituirlas por otras nuevas. Como normal general resulta aconsejable cambiarlas siempre que se vean deterioradas, deformadas (por el uso) o el flujo de salida de la leche ya no sea suficiente para la toma del bebé, ya que debe ser mayor según va creciendo.

Y por supuesto, el peque marcará el ritmo al que necesita sustituir el tamaño de los biberones por otros de mayor capacidad o el flujo de las tetinas por las de más velocidad. Como norma general, los bebés cambian el tamaño de sus biberones y tetinas en cada trimestre de crecimiento.

Siguiendo estos sencillos consejos, será fácil elegir el biberón más adecuado para nuestro bebé y conseguir que este se sienta cómodo y satisfecho en cada toma y mantenga un ritmo constante y regular durante la ingesta de leche.

En Momentos Chicco

Imágenes | iStock / SvetlanaFedoseeva / FamVeld / boggy22.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos