Compartir
Publicidad

"Lo mejor para una mujer, su bebé y su familia no siempre será amamantar 5 años", entrevista a la antropóloga Kathy Dettwyler

"Lo mejor para una mujer, su bebé y su familia no siempre será amamantar 5 años", entrevista a la antropóloga Kathy Dettwyler
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos entrevistando a la antropóloga Kathy Dettwhyler, una especialista a nivel mundia en los aspectos culturales y etológicos de la lactancia humana.

Hablabámos de que el destete natural sucedería entre los dos años y medio y los siete. Hoy vamos a profundizar en las razones que puede tener una madre para destetar antes del momento natural en el que su hijo lo haría y también de las estrategias para evitar un destete involuntario si su deseo es que la lactancia se prolongue sin interferencias.

Los factores culturales, incluso si los queremos evitar, nos influirán. Pero, si una madre quiere ofrecer a su hijo una lactancia que se prolongue naturalmente ¿qué puede hacer una madre, en nuestra cultura, para respetar el destete natural y no causar uno prematuro aunque sea sin desearlo?

Bueno, primero, todo el mundo debe respetar la elección de la madre para hacer lo que ella siente que es mejor para ella, el bebé y los otros miembros de la familia. ¡Y esto puede no ser siempre amamantar durante 5 años!

Puede que destete anticipadamente para poder quedar embarazada de nuevo y darle un hermano al primer hijo antes de que la fecundidad de la madre descieda demasiado. Puede ser que la madre destete de forma anticipada porque tiene que ir a trabajar y no puede continuar con el proceso de lactancia durante el trabajo. El destete puede ser anticipado porque la madre está embarazada de nuevo y tenga un descenso grande de producción o que le duela el pecho cuando el pequeño mama.

¿Pero si una madre desea evitar hacer algo involuntariamente para un destete anticipado?

Si una madre desea evitar hacer algo involuntariamente para un destete anticipado y quiere seguir amamantando a su hijo durante el tiempo que realmente el niño desee, entonces hay algunas cosas que si puede hacer:

  • Debería ofrecerle al niño el pecho antes y también después de la comida sólida.
  • Debería estar disponible para el niño durante día y noche.
  • Debería intentar limitar las veces que le diga “No ahora, espérate un poco”.
  • También es importante reconocer que los niños pueden estar de “huelga de lactancia” cuando parece que no quieren mamar y no confundir esa huelga con un destete.

¿Puede explicarnos como reconocer las "huelgas de lactancia" y actuar cuando sucedan?

Por ejemplo, muchos bebés están tan interesados por el fascinante mundo que hay alrededor de ellos cuando cumplen 4 meses que encuentran imposible concentrarse en su propia lactancia. Están continuamente desprendiéndose del pezón para mirar alrededor, se distraen con cualquier ruido que oyen o con cualquier persona que pasa por allí.

Entonces hay algunas madres que necesitan ir a una habitación oscura y tranquila para poder amamantar a esta edad.

De nuevo, más adelante, cuando el niño está aprendiendo a gatear y luego a andar puede estar tan ocupado explorando como para molestarse en mamar, y la madre podría interpretar esto como que “el bebé ya no quiere mamar más”.

¿Ayuda el colecho en estos casos?

Si, en ese caso, si la madre y el niño están colechando, entonces él puede aumentar el número de veces y la duración de las tomas durante la noche y compensar. Pero si el bebé duerme solo y no se le permite mamar por la noche, puede ser que acabe destetándose prematuramente durante esta etapa.

Además de estas dos situaciones, que viví personalmente, yo también tuve muchos problemas para mantener la lactancia porque mi hijo, a los diez meses, me mordió varias veces.

Si, otra situación son los mordiscos. Algunas veces un bebé puede morder el pezón y la mamá se quejará y retirará el pecho, cosa que puede asustar al bebé. Luego ya no querrá mamar porque no quiere que la mamá grite de nuevo. Esta es una razón típica de una “huelga de lactancia” que puede durar varios días.

Pero si la madre le sigue ofreciendo el pecho, sobre todo cuando el bebé está somnoliento y medio dormido esta “huelga” se puede superar. Cuando mi hijo pequeño me hacía esto con 10 meses, solía meterme en un baño caliente, apagar las luces y simplemente acurrucarlo en el pecho hasta que estaba medio dormido, y luego lo dejaba mamar. Hicimos esto durante unas noches seguidas y luego él volvió a su habito de lactancia de siempre.

En lo personal Kathy Dettwyler también es una figura de enorme importancia para mi, por lo que poder entrevistarla me ha emocionado y me hace sentir muy orgullosa de mi trabajo.

Cuando comencé a hacerme preguntas sobre cuanto amamantaría a mi hijo empecé a investigar en los libros de historia y antropología, y, cuando descubrí sus datos y reflexiones, me di cuenta que lo que haría sería dejar que mi hijo se destetara naturalmente.

Estoy fascinada al entrevistar a la antropóloga Kathy Dettwyler, parece que está explicando, paso por paso, los retos de nuestra lactancia y también sus procesos. Ya ella influyó notablemente en mi decisión de no provocar el destete de mi hijo y dejarle mamar mientras lo deseara, ahora, una vez más, me doy cuenta de su sabiduría y experiencia. Seguiremos.

En Bebés y más | "La edad natural del destete va de los 2 años y medio a los 7 años". Entrevista a la antropóloga Kathy Dettwyler, Mi pediatra y la lactancia: ¿ignorancia o mala fe?, "El apego no requiere un gran desembolso de dinero". Entrevista a la antropóloga a María José Garrido, "Existe una relación entre nacimiento, crianza y cultura", entrevista a la antropóloga María José Garrido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos