Compartir
Publicidad

La lactancia materna puede proteger de la depresión en la vida adulta

La lactancia materna puede proteger de la depresión en la vida adulta
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La lactancia materna puede proteger de la depresión en la vida adulta, o, dicho de otro modo, el que un bebé no sea amamantado se relaciona con una mayor posibilidad de que en la vida adulta padezca depresión, aunque no se puedan determinar causa y efecto de esta relación. Esta es la conclusión de un trabajo publicado en la revista científica Psychotherapy and Psychosomatics.

Los investigadores analizaron el historial de un número significativo de sujetos, llegando a la conclusión de que parecía haber una relación entre la lactancia artificial y la depresión, aunque no fuese posible determinar la causa y siempre señalando que son necesarios estudios más amplios para asegurar la afirmación.

Algunas posibles causas de que los bebés amamantados se demuestre que tienen menores posibilidades de tener depresión serían la relación intensa de la madre y el hijo en el amamantamiento, la producción de oxitocina natural que protege del estrés, el que la lactacia materna proteja de la hipertensión o su propia composición que favorece el desarrollo óptimo del cerebro y del desarrollo cognitivo o emocional.

Sin embargo, queda todavía mucho por saber a este respecto y que investigar para conseguir saber si la lactancia materna, realmente, puede proteger de la depresión en la vida adulta.

Via | Psychotherapy and Psychosomatics

En Bebés y más | La lactancia materna es un escudo que protege a los bebés en caso de emergencia, "Nunca hay que destetar por escasa subida de peso", entrevista a la IBCLC Ana Charfén, "Los bebés que no reciben leche humana tienen más posibilidades de enfermar", entrevista a la IBCLC Ana Charfén

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos