Sigue a Bebesymas

mano_bebé.jpg

La estimulación es un proceso natural, que los padres ponen en práctica con cada arrullo, mimo, caricias, canciones que le hacen al bebé desde recién nacido. A través de la estimulación el pequeño irá ejerciendo poco a poco un mayor control del medio que le rodea, despertando sus sentidos para descubrir su ambiente más inmediato.

La estimulación comenzará desde la concepción y ha de perdurar toda la vida.

La estimulación temprana es una disciplina que tiene como objetivo aprovechar las capacidades de aprendizaje del bebé mediante una serie de ejercicios planificados y repetitivos que contemplen todas las áreas del desarrollo: sensorial, motriz, social.

En el primer mes de vida las conductas del bebé son automáticas donde predominan los reflejos innatos.

La mirada del bebé en este primer mes es vaga, imprecisa durante los momentos en los cuales se encuentra despierto. Para estimular la vista podemos usar: móviles de cuerdas, juguetes blandos, sonajeros, caras sonrientes, láminas con franjas negras o rayas sobre una cartulina blanca, círculos negros sobre una base blanca.

Coloca estos objetos en un lugar donde el bebé pueda verlos con facilidad y verás como se interesará por ellos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario