Síguenos

bebe_amamantado.jpg

Para amamantar adecuadamente al bebé, hay una serie de consejos muy adecuados que te ayudarán y facilitarán la lactancia materna.
Debes tener el pecho y el pezón siempre limpios, pero sin llegar a la exageración, basta con una ducha diaria.

Debes buscar un lugar tranquilo y con una buena temperatura. Procura acompañar este momento con un vaso de agua o de leche.

Darte un masaje en los pechos es muy recomendable. Además si lo complementas con unos paños calientes, la leche saldrá más fácilmente.

La posición que debes adoptar tiene que ser cómoda. Puedes sentarte con la espalda recta y apoyar los pies sobre una superficie elevada, por ejemplo.

A la hora de amamantar al bebé, acércale el pezón al labio inferior de la boca y a continuación le introduces todo el pezón y parte de la areola. La cabeza del niño no necesitará girarse y su nariz tocará tu pecho y procura no hacer el típico gesto de la pinza con tus dedos sobre la mama ya que te saldrían grietas.

El bebé debe mamar más de un pecho que de otro. La razón es sencilla, al final de cada tetada, la leche tiene más grasas y esta hace que el niño coja más peso y crezca.

No tengas pautas rígidas en el horario de las tomas, ya que es el bebé el que manda.

Una buena manera de retirarle el pecho tras la toma, es introdirle tu dedo meñique en su boca, pero nunca tires del pecho. Después, extrae unas gotas de leche y ponlas sobre el pezón y la areola, dejando secar el pecho al aire, te hidratará.

En Bebés y más | Dar el pecho a tu bebé es gratificante
En Bebés y más | ¿Cómo saber si tu médico no apoya la lactancia materna?

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario