Compartir
Publicidad

10 m2 de Amor: desafortunada campaña de Unicef China para fomentar la creación de salas de lactancia

Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En China intentan por todos los medios aumentar la deficientes tasas de lactancia materna (sólo el 28 por ciento de las mujeres chinas amamanta en exclusiva a sus bebés hasta los seis meses). Para contribuir a ello, Unicef China ha visto necesario fomentar la creación de salas de lactancia en sitios públicos, por lo que ha puesto en marcha la campaña 10 m2 de Amor, con una buena intención pero un mensaje bastante desafortunado desde mi punto de vista.

Precisamente, a raíz del ya conocido como caso Primark hemos reflexionado estos días sobre la necesidad y el derecho de dar el pecho en público. De normalizar el hecho de amamantar en público, sin necesidad de esconderse en salas de lactancia, las cuales son necesarias por si la madre desea usarlas pero no porque a los demás les moleste ver la escena.

Arriba podéis ver el vídeo promocional que ha puesto en marcha Unicef junto al Centro Nacional para la Salud de Mujeres y Niños y el Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades (NCWCH) en el que da la sensación que la madre tuviese que esconderse en algún sitio "privado" para alimentar a su bebé que llora incesantemente. Pareciera que más que fomentar la lactancia materna se promueve el esconderse en una sala de lactancia.

Con estos 10m2 extra, no voy a tener que esconderme en un coche para amamantar más", dice Kangene seguidora del microblog de UNICEF

No hay por qué esconderse, ni en un coche ni en una sala de lactancia, sino encontrar el sitio más cómodo para ti y tu bebé, ya sea público o privado. Ya sea que prefieras amamantar en el coche, en un banco de la plaza, en la playa o tapada por un cubre lactancia, como tú te sientas más cómoda. Pero que la decisión sea propia y libre.

Tal vez en China los cosas sean distintas y puede que culturalmente esté mal visto ver a una mujer amamantando a su hijo, pero es hora de empezar a cambiar las cosas y de normalizar la lactancia materna como algo natural, que puede hacerse en público sin que nadie se horrorice.

Puede que esos 10 m2 de Amor que se pretenden crear en sitios públicos y comerciales sean un paraíso para muchas mujeres. Espero que gocen de mejores condiciones que algunas salas de lactancia penosas, y que brinden facilidades a las madres para amamantar por más tiempo a sus bebés. Si se consigue, estupendo, aunque dudo que sea el medio para aumentar las tasas de lactancia.

Lo que creo es que el mensaje, además de darles la opción de encontrar un sitio idóneo para dar el pecho, que me parece necesario que exista si se quiere hacer uso de él, también se les debe transmitir a las madres que no tienen por qué esperar a atender el llanto de su bebé hambriento porque pueda ser mal visto amamantar en público.

¿A vosotros que os parece la campaña de Unicef China para fomentar la creación de salas de lactancia? ¿Os ha dado la misma sensación?

Más información | Unicef China En Bebés y más | Salas de lactancia, Cómo debería ser la sala de lactancia ideal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos