Sigue a Bebesymas

Pocoyó

Hay ocasiones en las que existen productos televisivos que consiguen un tremendo éxito entre el público infantil sin que sean espacios adecuados para este tipo de espectadores. Pero, por suerte, en otras ocasiones encontramos programas que obtienen un gran reconocimiento de los espectadores y que además ofrecen el ideal de televisión educativa que unos padres desearían para sus hijos.

Este es el caso de ‘Pocoyó’, una serie de animación de sobra conocida por todos que es un ejemplo evidente de cómo la televisión se puede acercar a los más pequeños ofreciendo educación, valores positivos y un buen rato de diversión. ‘Pocoyó’ se creó en 2005 y siempre nos hemos sentido orgullosos de ella por tener unos creadores españoles, que han conseguido elaborar un producto de calidad que ha sido exportado a multitud de países del extranjero.

En la actualidad ‘Pocoyó’ tiene su hueco fijado en las mañanas de la programación de Clan TV (en torno a las 9:30 y las 10:00 horas), aunque sus capítulos también pueden encontrarse en la página web de RTVE.es. Sus episodios suelen tener unos 7 minutos de duración y la serie cuenta con tres temporadas a sus espaldas (a través de las que se han emitido más de 120 episodios), multitud de especiales y hasta una película de 24 minutos de duración.

¿Quién es Pocoyó?

Pocoyó es un niño de corta edad que vive en un mundo imaginario (aunque este posee un buen número de características que se asemejan con la realidad). Este niño presenta una curiosidad innata ante todo lo que le rodea, un mundo lleno de cosas nuevas por descubrir que se presentan ante él poco a poco. Además, Pocoyó destaca por tener una actitud positiva que mantiene en todo momento en cada uno de sus juegos y aventuras.

Pocoyó está acompañado de varios animales que se presentan como sus amigos y compañeros de juegos. Son figuras que están ligadas a él y que representan la amistad pero también un acercamiento hacia el mundo animal. Entre ellas destacan Pato y Elly (un pato y un elefante hembra) con personalidades que contrastan pero que terminan complementándose con Pocoyó en cada historia.

¿Qué podemos esperar de la serie?

‘Pocoyó’ es una serie en constante consonancia con esa etapa de descubrimiento de la realidad a la que se enfrentan todos los niños. No solo consigue activar su imaginación y creatividad, sino que busca transmitir un aprendizaje básico sobre distintos aspectos que rodean al niño, una enseñanza siempre realizada con un tono amable y divertido que parte desde el propio Pocoyó, que suele mantener la sonrisa en sus apariciones.

El mundo de ‘Pocoyó’ consigue llamar la atención de los más pequeños debido a su presentación visual, en la que observamos un mundo en tres dimensiones donde se destacan los objetos y personajes que se desarrollan con Pocoyó en cada capítulo. Este es uno de los aspectos donde consigue destacar la serie, a través de una serie de formas y colores que sobresalen y que están dirigidos a captar la atención de los espectadores infantiles.

El aprendizaje que transmite ‘Pocoyó’ se basa en enseñar aspectos básicos de la realidad (nombres de animales, objetos, colores…), pero también se trata de una serie que no se olvida de lanzar adecuados mensajes sobre la correcta actitud a la hora de jugar o enfrentarse a diferentes aspectos de la convivencia. A Pocoyó se le enseña a compartir, a ser educados con sus amigos o a no ser egoísta en el día a día, aspectos que consiguen transmitirse también al público infantil.

La serie cuenta con una voz en off masculina, que relata lo que ocurre e interactúa con los personajes de ‘Pocoyó’ y con los espectadores. Se trata de la única representación adulta que aparece de forma constante en la ficción, que cumple las funciones de guía del protagonista y narrador de los acontecimientos. Por último, en los episodios de ‘Pocoyó’ es habitual que se busque la respuesta del espectador, a través de preguntas realizadas por esta voz que pretenden llamar su atención o provocar que den respuesta a algunas de las preguntas que se plantean.

Pocoyó2

En el capítulo seleccionado en este artículo vemos cómo Pocoyó descubre un nuevo animal. Se trata de un caballo y el niño queda tan fascinado que se encapricha de él y quiere uno a toda costa. El episodio continúa mostrando las quejas de Pocoyó, incluso después de que Elly y Pato llevaran a cabo la idea de fabricarle uno casero. Al final, Pocoyó se da cuenta de que al mostrar su rechazo ha herido los sentimientos de Elly, por lo que decide pedirle perdón y aceptar el juguete que han fabricado para él.

‘Pocoyó’, producto educativo patrio

Actualmente, ‘Pocoyó’ se encuentra en la fase de producción de los capítulos que corresponderán a su cuarta temporada y que aún no tienen fecha de estreno en televisión. La serie contó en su tercera temporada con capítulos en los que se hacía un acercamiento al inglés, un requisito que cada vez van buscando más padres en un producto televisivo.

Pese a que algunos encontrarán en ‘Pocoyó’ cierta saturación televisiva (algo a lo que no ayuda la larga espera a la que nos enfrentamos hasta que se emitan los nuevos episodios), lo cierto es que se trata de una serie con los pilares necesarios para desarrollar la imaginación de los espectadores infantiles, al mismo tiempo que les transmite unos valores saludables y ganas para descubrir las posibilidades del mundo que tienen ante sus ojos.

En ¡Vaya tele! | La tele que educa: ‘Peppa Pig’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios