Compartir
Publicidad

El gobierno asegura que los casos de desnutrición en España son por culpa de los padres

Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Decía Unicef hace unos meses que España es uno de los países con más pobreza infantil, con uno de cada cuatro niños en riesgo de pobreza. No todos tendrán problemas para comer, porque ahora están considerados "en riesgo de...", pero seguro que muchos sí tienen déficits, porque yo lo he visto.

No conozco todas las realidades ni puedo cuantificarlas, pero en algunos colegios de mi ciudad preparaban desayunos y cada mañana invitaban a algunos niños a salir de clase para que desayunaran lo que en casa, por falta de medios, no habían podido comer.

Desde el gobierno, en cambio, deben creer que los ciudadanos del país no tenemos problema ninguno y que nos quejamos de vicio, porque además de decir que los problemas de desnutrición son muy puntuales, aseveran que los casos de desnutrición son por culpa de los padres.

Palabras del portavoz del Partido Popular

Las declaraciones las hizo Rafael Hernando, portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso, quien en una entrevista en La Sexta (que podéis ver en el vídeo) lamentó las declaraciones de Rafael Ribó, defensor del pueblo catalán, al informar de que aproximadamente 50.000 niños en Cataluña tienen una alimentación inadecuada.

Obviamente se trata de una cifra que podría matizarse, porque una alimentación inadecuada la llevan muchos niños sin necesidad de tener problemas económicos. Basta con que lleven una dieta desequilibrada y llena de carencias para que, aún con peso normal o sobrepeso, tengan una alimentación inadecuada.

Sin embargo, creo que aquí todos se están refiriendo a mala alimentación por falta de alimentos. Estamos en crisis, hay más de seis millones de parados y hay familias donde hace tiempo que se masca la tragedia y donde los pequeños están comiendo, seguramente, menos de lo que necesitan.

Ya digo que en mi ciudad hay niños que van cada día al colegio sin desayunar y no por malos hábitos, que también los hay, sino porque no tienen para desayunar. Y digo lo de los malos hábitos porque muchos niños van sin comer nada al colegio, pero luego sí lo hacen allí. De los que yo hablo, ni desayunan, ni llevan nada en la mochila.

Sin embargo, lo que dice es (más o menos) cierto

El artículo 110 del Código Civil dice lo siguiente:

El padre y la madre, aunque no ostenten la patria potestad, están obligados a velar por los hijos menores y a prestarles alimentos.

Y en el artículo 142 del Código Civil podemos leer esto:

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica. Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

Vamos, que Hernando tiene algo de razón, los padres son los que tienen la obligación de alimentar a sus hijos, así que si sus hijos están desnutridos, la culpa es de los padres. Ahora bien, ¿de quién es la culpa si los padres quieren alimentar a sus hijos pero no pueden hacerlo porque no tienen medios?

El estado español tiene previstas ayudas para cuando eso sucede, con becas de comedor, con comedores sociales, etc. Si esto no es suficiente, que dudo mucho que lo sea, cuenta con los Servicios Sociales, que se hace cargo de la tutela de los niños para proveerles cuidados y alimentos, siempre y cuando los padres renuncien a la patria potestad. Es decir, que de las palabras de Hernando se podría deducir lo siguiente: "aliméntales, que es tu obligación, y si no lo haces y tus hijos están desnutridos, culpa tuya, que podrías haberlos dado a los Servicios Sociales".

Yo no quiero que a mis hijos los cuide nadie

Pero yo soy padre y yo no querría nunca que a mis hijos los cuidara nadie que no fuera yo y mi señora esposa. Hay padres que se desentienden de sus hijos y que prefieren gastar su dinero en cosas más superfluas que la alimentación de sus hijos. En estos casos puedo entender que los Servicios Sociales tomen cartas, porque los menores corren riesgo vital por culpa de unos padres irresponsables.

Pero si mis hijos pasaran hambre porque yo no consigo comida para ellos y los Servicios Sociales me ofrecieran su ayuda, quedándose con mis hijos, mi enfado sería monumental. Estamos en el siglo XXI, somos seres humanos, y eso quiere decir que somos seres racionales y que tenemos una característica que nos define llamada "humanidad", que en la RAE dicen que es "Sensibilidad, compasión de las desgracias de nuestros semejantes", y otra que es la capacidad de amar, y de amar por encima de todo a nuestros hijos.

Si yo me desviviera por dar de comer a mis hijos y no lo lograra, lo último que le pediría al Estado es que se quedara con mis hijos. Lo primero, que me ayudara a alimentarlos. No puede ser que nos pidan que aumentemos la natalidad porque España cuenta con una irrisoria cifra de natalidad de 1,32 hijos por mujer y a ver cómo se van a pagar las pensiones en el futuro, que no den ni una puñetera ayuda para criarles, y que luego, cuando las cosas van mal dadas porque la sociedad está así de mal montada (y porque el gobierno no parece tener claras las prioridades), te digan que si tu hijo pasa hambre, es culpa tuya.

El código civil también dice...

Pues no señor, hay familias enteras en la calle que no han podido pagar sus hipotecas, familias enteras viviendo en casa de los abuelos, que hacen magia con su pensión para lograr que todos, más o menos, puedan comer algo y familias que no lo consiguen, y la culpa de todo ello no puede achacarse a cada uno, porque la culpa de que la economía esté como está no creo que sea de los padres de familia que nos preocupamos cada día por conseguir el dinero necesario para mantener nuestro hogar y a nuestros hijos.

De hecho, el código civil también dice, en su artículo 152, que la obligación de proveer de alimentos cesa:

Cuando la fortuna del obligado a darlos se hubiere reducido hasta el punto de no poder satisfacerlos sin desatender sus propias necesidades y las de su familia.

De lo que entiendo que en el momento en que un padre quiere, pero no puede por no tener medios, ya no está obligado a alimentar a sus hijos (lo está moralmente, pero no judicialmente), y en este caso sí creo que debería ser el Estado quien intercediera para que los niños tuvieran alimento, pero por Dios, sin quitárselos a los padres, que ya es lo único que les falta para perder toda esperanza en la raza humana.

Vídeo | YouTube En Bebés y más | Las familias con niños pequeños o numerosas no podrán ser desahuciadas (de momento), “No debería pasar aquí”: campaña Save the Children contra la pobreza infantil en el Reino Unido, ¿es demasiado alarmista?, España, de los paises europeos con más pobreza infantil En El Blog Salmón | Rafael Hernando, el código civil y el derecho a los alimentos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos