Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Guía para recibir a una embarazada estas Navidades

Guía para recibir a una embarazada estas Navidades
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La Navidad es la época por excelencia de reuniones y encuentros familiares, con comidas, cenas y eventos diversos casi a diario. Si en estas fiestas cuentas con una embarazada entre los comensales, te damos una serie de consejos para que la futura mamá se sienta una más en la mesa. Teniendo en cuenta sus necesidades, conseguirás que se sienta a gusto y que pueda disfrutar de las fiestas plenamente.

Anticípate

Embarazada

Seguro que has oído en más de una ocasión que cada embarazada es un mundo. Aunque puede ser cierto, también es probable que ella lo que busque sea normalidad, así que, intenta ante todo tener en cuenta sus necesidades pero sin alterar mucho los planes por su llegada. Así se sentirá como en casa. Si es familia cercana no tendrás problema en averiguar si tiene alguna manía propia de la gestación hacia algún alimento en concreto, algún problema de salud o cualquier cosa que te pueda dar una pista para intentar satisfacerla en la medida de lo posible.

Otro aspecto a tener en cuenta es en qué trimestre se encuentra, ya que sus necesidades pueden ser muy distintas. Así, una mujer embarazada de pocos meses es más probable que tenga malestar general y náuseas, mientras que una que está en el tercer trimestre es probable que sufra dolores de espalda y vaya al baño con más frecuencia.

En la mesa

El denominador común de las embarazadas es la necesidad de estar cómodas, dado los evidentes incrementos de peso. Muchas embarazadas prefieren sentarse un poco reclinadas hacia un lado, para evitar que el peso del útero recaiga sobre el estómago. Esto debes tenerlo en cuenta a la hora de distribuir los asientos en la mesa. Intenta que la embarazada se siente en una silla cómoda y que tenga suficiente espacio, que la mesa no suponga una molestia para ella.

Piensa, además, que es probable que haga bastantes visitas al baño, por lo que debes buscarle un sitio accesible para levantarse y sentarse frecuentemente, evitándole así que tenga que pedir permiso continuamente al resto de comensales o que los demás invitados se tengan que levantar.

Para evitar problemas circulatorios, a las mujeres embarazadas se les recomienda cambiar de posición tanto como sea posible y que no permanezcan mucho rato sentadas. Tenlo en cuenta por si tu invitada necesita levantarse para estirar las piernas o dar algún pequeño paseo.

Adapta el menú

Para ser el anfitrión perfecto estas Navidades lo que nunca debe fallar es el menú. Y, en esta ocasión, deberás tener en cuenta las necesidades alimentarias de la gestante. Sobre todo, los posibles riesgos. En esta época de excesos y comidas copiosas, más que nunca, la embarazada debe cuidar su alimentación y no excederse ni consumir alimentos poco recomendables. Como deferencia hacia ella, evita poner alimentos que no pueda comer por el riesgo potencial de contraer enfermedades como la toxoplasmosis o la listeriosis, como pescado o marisco crudo (sushi, ceviches…), carnes crudas (embutidos, carpaccio, tartares), o alimentos que lleven leche sin pasteurizar (quesos frescos, postres), foies y patés. Recuerda que el pescado azul (pez espada, tiburón o atún rojo) también está contraindicado durante el embarazo porque sus niveles de mercurio pueden afectar al desarrollo del feto.

Comidanavidad

Para evitarte complicaciones y un trabajo excesivo, puedes preparar un menú único del que también disfrute la mujer embarazada. Unos platos saludables y más ligeros serán de agradecer por todos los invitados. Para empezar, prepara unos platos para compartir en el centro de la mesa, como canapés, verduras asadas y algo de marisco a la plancha. Una reconfortante sopa de pescado puede ser una excelente opción para continuar con el menú. Y como plato principal, os proponemos una merluza rellena de langostinos en salsa o bien el tradicional pavo asado al horno, que es una carne con menos grasa que otras como el cordero o el cerdo.

Las embarazadas no deben tomar ni una gota de alcohol, así que aunque durante el cocinado se evapora la mayor parte del alcohol, es mejor evitarlo. Por el mismo motivo, si quieres que se sienta una más en la mesa en unas fechas en las que abundan los brindis puedes preparar algunos cócteles sin alcohol para después de comer.

Si finalmente decides servir alguno de los alimentos mencionados, ten en cuenta que deberás ser muy pulcro con la limpieza para evitar la contaminación cruzada, es decir. Al preparar los platos, cuida que los alimentos o los utensilios de cocina no entren en contacto los unos con los otros. Para ello, limpia y desinfecta el entorno de trabajo y los utensilios con algún producto específico, como Estrella 2en1 con lejía y detergente. Además, es importante que separes los alimentos crudos de los cocinados evitando que entren en contacto entre sí.

¿A qué huele aquí?

Aquehuele

Un clásico entre las molestias de las embarazadas es el de los olores. Las embarazadas tienen más desarrollado el sentido del olfato porque las membranas de las fosas nasales se irrigan con más sangre debido a la acción de las hormonas. Aunque a ti te pueda parecer un aroma maravilloso, si es muy intenso es posible que a la gestante le resulte molesto. Por ello, ventila bien la estancia antes que lleguen los invitados y evita sobrecargar el salón con ambientadores fuertes, flores, incienso o aceites aromáticos.

El baño que, como ya hemos comentado, la embarazada visitará en más de una ocasión, es una estancia que sin darnos cuenta puede desprender olor a humedad a causa de las bacterias y hongos propios de los ambientes húmedos. Para evitarlo, ventila bien la estancia y asegúrate que no haya toallas húmedas en el toallero o en el cesto de la ropa sucia. A la hora de limpiar, elimina bacterias y hongos usando productos que contengan detergente y desinfectante, como la lejía Estrella 2en1.

Si tenéis un animal doméstico con pelo, aspira la estancia antes de la reunión familiar y friega el suelo con lejía para mantener a raya las bacterias, malos olores y los ácaros responsables de las alergias en el hogar.

Como veis, tener una embarazada entre los comensales para la próxima Navidad es algo que hay que tener en cuenta a la hora de preparar el hogar y diseñar un menú adecuado. Siguiendo estos sencillos consejos estamos seguros que la reunión familiar será un éxito y la futura mamá se sentirá muy cómoda y bien considerada por los anfitriones.

Fotos | iStock: Artfoliophoto / luanateutzi / Liv Friis-Larsen / CameronAynSmith

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos