Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Cómo hacen algunos para tener esa ropa tan blanca?

¿Cómo hacen algunos para tener esa ropa tan blanca?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Las prendas blancas son un básico e imprescindible en cualquier armario. Son versátiles, combinan con todo y no pasan de moda pero también tienen sus inconvenientes: se ensucian fácilmente y se agrisan con el paso del tiempo si no se cuidan como es debido. Camisas que se tornan grises tras los lavados, calcetines cuyas manchas no terminan de desaparecer o puños y cuellos que se oscurecen con el uso. Para los bebés más pequeños, también es un color habitual sobre todo en prendas de primera puesta. Si queréis que vuestra ropa esté blanca como el primer día, no os perdáis estos sencillos trucos.

Presta atención a la colada

Poniendo La Lavadora

Una de las claves para que la ropa esté realmente blanca lavado tras lavado reside en cómo realizamos las coladas. Lo primordial es separar las prendas por colores, lavando las blancas separadas del resto. Aunque a priori nos parezca que no destiñen y el color no cambie a simple vista, la ropa blanca puede oscurecerse si se lava con ropa de otras tonalidades. Además, la ropa se debe lavar del revés, para evitar que le salgan esas antiestéticas bolitas que le dan un aspecto de viejo.

También es recomendable realizar una separación por tejidos, revisando antes las etiquetas de las prendas para cerciorarnos de qué programa y temperatura son más adecuados. La ropa blanca puede lavarse a la máxima temperatura que indique en la etiqueta, ya que cuanto más elevada es la temperatura a la que lavamos, más eficaz es el detergente. De esta manera, nos aseguramos que se eliminan las manchas y la ropa queda más blanca. Las prendas que son más propensas a los hongos, el moho o los ácaros, como las toallas, sábanas y calcetines, es mejor lavarlas en la lavadora con agua caliente.

No conviene llenar en exceso el tambor de la lavadora. La carga debe ser acorde a los kilos que soporta, para que las prendas puedan moverse libremente durante el lavado y limpiarse bien, además de alargar la vida útil de nuestro electrodoméstico. Un buen truco para saber si hemos puesto la carga correcta es comprobar que nuestra mano cabe abierta y levantada en el tambor, por encima de la ropa. En el caso de prendas delicadas o de lana, no se debe superar la mitad del tambor.

Tanto si lavas a mano como a máquina, asegúrate que la ropa queda perfectamente enjuagada. El blanco de las prendas puede ser más opaco si quedan restos de suciedad o jabones en ellas, por lo que debes realizar un buen aclarado de la ropa.

Trucos durante el secado

Colada Ropa Blanca

Si lavar la ropa correctamente es importantísimo, secarla bien no es menos. Existen algunos pequeños trucos que os ayudarán a que las prendas mantengan su blancura original con el paso del tiempo.

Si usáis secadora tras la colada lo mejor es seleccionar un programa de secado a baja temperatura, para que los colores no se resientan en el proceso. Si, en cambio, vuestra ropa se seca al aire libre, una opción muy recomendable si vivís en zonas con un buen clima y poca humedad, debéis saber que el sol es un buen blanqueante natural. Los rayos de sol ayudan mantener el blanco de las prendas más vivo y brillante, evitando que se vuelvan amarillentas.

Usa productos adecuados

Lo más recomendable para prolongar la vida de la ropa blanca y mantener un blanco intenso es usar un detergente en polvo, ya que contiene ingredientes específicos basados en oxígeno activo.

La lejía es también un buen aliado para mantener la ropa blanca, de hecho es el blanqueante doméstico más eficaz. Además de devolver a la ropa la blancura del primer día, reacciona con las manchas difíciles y restos de suciedad persistentes, convirtiéndolas en sustancias solubles fácilmente eliminables con agua y detergente. El uso de la lejía está recomendado para las prendas blancas y de colores claros de algodón y tejidos sintéticos, mientras que hay que evitar usarla con prendas delicadas como la seda, la lana o el nylon.

Lavar A Mano

La lejía permite blanquear y desinfectar la ropa incluso lavando con agua fría. En nuestro país hay una tendencia clara a lavar a temperaturas muy bajas, pero hay que tener en cuenta que a menos de 40ºC, es difícil eliminar todos los gérmenes, por lo que es necesario lavar al menos a 50 o 60ºC para garantizar que la ropa queda limpia. Sin embargo, usando productos como Neutrex Futura, con sales naturales y activas, la blancura e higiene de la ropa está garantizada.

Además de permitir recuperar la blancura del primer día, Neutrex Futura permite tratar las manchas difíciles, un pequeño gesto que también resulta fundamental para conservar la ropa limpia y blanca. Para ello, es recomendable poner las prendas manchadas a remojo lo antes posible, con agua y un poco de lejía durante 20 minutos, aclararla y meterla en la lavadora.

Si quieres lucir un blanco brillante en tu ropa recuerda seguir estos pequeños consejos a la hora de lavar las prendas y secarlas, siendo el uso de la lejía muy importante, tanto para asegurar una higiene óptima como para mantener su blancura.

Fotos | iStock: AnikaSalsera / kzenon / Sandralise / tonivaver

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos