Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Probando, probando: el pequeño, el caracol y los bloques mágicos

Probando, probando: el pequeño, el caracol y los bloques mágicos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Los gustos de mi pequeño se mostraron rápidamente, en cuanto su paladar, su oído y vista se desarrollaron y probaron el mundo y lo que les rodea. Puré de frutas, ¡¡nooo!, agua del mar ¡¡síiii!, gorras incómodas ¡¡noooo!!, el juego de los calcetines de quitar y poner ¡¡¡síiiii!! Él se va adentrando en el inexplorado mundo y tú maravillando de cómo va decidiendo lo que quiere y lo que no.

A estrenar

Desempaquetar y mostrarle algo nuevo, sea lo que sea, es captar su interés y sus deseos de tocarlo, morderlos, incluso ¡romperlo! Sin embargo dos cosas llaman poderosamente su atención desde el primer momento: el balanceo del caracol y la dulce música que ¡le encanta! No es que sea un experto en Mozart ni que sea, ni mucho menos, el primer juguete con música incorporada que tiene pero parecer causar en él mayor efecto que el de otros juguetes y móviles musicales.

¿Y los bloques? ¡Ay los bloques! Su primer impulso y juego es, cómo no, el de qué chupi es tirarlos y mirar cómo caen y escuchar el estrépito. Sus colores, formas de estrella, flor o triángulo y su rigidez y sonido al impactar con el suelo le atraen tanto como unos gusanitos en brazos de otro nene.

caracol-bloques-musical-didactico-fisher-price-no-littletike_mpe-o-17231676_3388.jpg

Segundo round

El “experimento” continúa y después de probar y repetir hasta el hartazgo suyo y de los vecinos el tiro los bloques y suenan, toca continuar probando a ver qué ocurre. De repente llega el segundo de los descubrimientos : ¡los bloques se apilan y se pueden guardar dentro del amiguito caracol ¡¡y cuando lo haces suena la música!

Él no es ningún científico avezado, aunque yo asi lo crea, pero ha descubierto su ¡eureka! que lo tendrá entretenido durantes horas. Meter y sacar los bloques se convierte en el juego más divertido y da un respiro a nuestros cajones (y paciencia ). Aún es pronto para que pueda adivinar que la forma de estrella encaja con el hueco de estrella pero eso permite que el juego de uno se convierta en mi diversión a su lado señalándole dónde ha de introducir los bloques.

El gana en motricidad fina, en capacidad de concentración y en saber utilizar las manos por separado, lo que será de lo más útil muy pronto. Yo gano en satisfacciones y alegría al contemplar cómo sus manos son ya las de todo un artista.

En Feliz Aprendizaje | Fin de semana de cumpleaños: ideas para su primera e inolvidable fiesta

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos