Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Probando, probando: el bebé y su nuevo caballito de mar ¿surcarán los mares?

Probando, probando: el bebé y su nuevo caballito de mar ¿surcarán los mares?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Quién podría pensar que un ser tan pequeño y con tan poca experiencia vital tuviese las cosas tan claras. Sus gustos se definen ya muy pronto y se convierte en un cliente de lo más exigente para probar, desde tu nuevo menú de papillas hasta el nuevo juguete regalo de los abuelos consentidores.

Hoy pongo en sus manitas un nuevo juguete de Fisher-Price y durante unos días contemplo qué ocurre, qué hace con él y que no hace. ¿Pasará la prueba del algodón bebecil?

A estrenar

Ya desde los primeros meses te das cuenta de que cualquier cosa que desempaquetes delante de él y sea un elemento nuevo dentro de su mundo de juego será motivo de atención. A veces la atención pasa a emoción y durabilidad en el tiempo y otras será juego de un minuto y trasto en la casa para el resto de los días. Hoy pongo a prueba el caballito de mar dulces sueñosy lo dejo en sus manos por primera vez ¿qué ocurrirá?

1090020.jpg

Tras los primeros momentos en los que se convirtió en el objeto no identificado a observar , comienza la exploración. Morder, tocar su tacto agradable y tirar de sus orejas de raso y su cola serán sus primeros movimientos, los habituales cuando tiene ante sí algo nuevo. Él no ha descubierto por sí solo la magia que esconde el caballito en su panza, la música y las luces, y al hacerlo la cosa parece cobrar más interés. ¡Sorpresa! Cuando el bebé aprieta el caballito de mar, éste se ilumina con una suave luz y emite canciones de cuna y sonidos de mar relajantes..

Cuando el caballito pasa a formar parte de su mundo nocturno, acompañándole mientras se queda dormido en su rutina de antes de acostarse, parece que juntos desean ir a surcar los océanos. Es en ese momento en el que se convierte en un compañero de lo más agradable, al juzgar por su calma al escuchar las suaves melodías de música clásica durante su última toma. Hacerlo a semi oscuras con la única luz del caballito también le resulta placentero y adormecedor.

Su tacto híper suave, casi de terciopelo, y sus colores que le llaman la atención por ser llamativos y sus preferidos, el verde y el azul, convierten al caballito en un estupendo compañero para los momentos antes del sueño. Su música y luz tiene una duración corta por lo que no interrumpen para nada su sueño.

A dormir, descansar y soñar. Mañana será momento de surcar más mares y océanos repletos de aventuras.

En Espacio Feliz | Los risis, esos seres entrañables que harán reir a toda la familia

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos