Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Música clásica o rock para nuestro bebé?

¿Música clásica o rock para nuestro bebé?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Se habla mucho del beneficio de la música en el desarrollo intelectual y emocional de nuestro bebé. Ya desde el embarazo algunos estudios confirman el efecto positivo de determinado tipo de música en nuestro pequeño, pero ¿debemos limitar nuestro repertorio a obras de Mozart o podemos escuchar otro tipo de música como pop o rock?

Para alguien que adora la música y se pasa el día cantando y bailando por toda la casa, la idea de tumbarse en un sillón y relajarse mientras suena la Sonata para Dos Pianos en Re Mayor de Mozart puede resultar atractivo en determinados momentos, pero no sé, sinceramente, yo personalmente no me siento muy identificada.

Emociones compartidas

La música en definitiva es una forma de sentir y expresar emociones y, ya sea en nuestra tripita o en nuestros brazos, nuestro bebé percibe el efecto que produce en nosotros y se siente identificado. Si a ti te relaja y te llena de paz la música clásica es muy probable que también consiga ese efecto en tu bebé, pero ¿qué ocurre si te aburre y te parece soporífera?

¿Hemos de escuchar a Mozart solo porque hay estudios que demuestran efectos positivos en nuestros bebés? ¿Qué ocurre con el resto de música?

Yo creo que al final, como en todo, se trata de sentido común y tener en cuenta que el bebé es especialmente sensible a los ruidos y sonidos ambientales y que su oído no soporta algunas frecuencias y volúmenes altos.

No se trata de llevar a la criatura a un concierto de rock en una sala pequeña, atestada de gente y con un volumen infernal, pero ¿le llevarías a un concierto de jazz en un parque? Recuerdo una conversación con una chica que atribuía su gran sensibilidad musical a los conciertos de jazz a los que acudía desde muy pequeña de la mano de sus padres. Afirmaba recordar con ternura una infancia marcada por estos momentos en los se sentía muy cercana a sus progenitores, porque compartían con ella una de sus mayores aficiones y le hacía sentirse especial y parte de ellos.

Niño a la batería

Definiendo su propio estilo

Claro que para disfrutar plenamente de este tipo de actividades fuera de casa el pequeño debe ser consciente de su entorno y tener ya cierta madurez intelectual, pero en casa es diferente, la música no tiene edad. Si respetamos sus descansos y observamos su respuesta emocional a los diferentes estímulos musicales, pronto detectaremos qué le reconforta y qué sonidos pueden resultarle incluso molestos.

En poco tiempo, ya será el propio niño el que te pida determinado estilo o se ponga a bailar como un loco cada vez que pones ese grupo que le gusta. Lo importante es que disfrute y que la música sea un recurso más para compartir con él momentos divertidos en familia.

En Fisher-Price son muy conscientes del beneficio de la música en el desarrollo y aprendizaje del niño, por eso muchos de sus juguetes incorporan melodías agradables y divertidas para toda la familia. Así por ejemplo, el libro interactivo de aprendizaje te devuelve a tu niñez y te invita a disfrutar con tu hijo de aquellas canciones infantiles que aprendiste en tu infancia y tanto cantaste en familia.

En Feliz Aprendizaje | Los beneficios de la sonrisa de tu hijo

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos