Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cuando hay un bebé de 8 meses "al mando", el mundo es una aventura

Cuando hay un bebé de 8 meses "al mando", el mundo es una aventura
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Parafraseando la canción del Dúo Dinámico, 8 meses tiene mi amor. El ritmo vertiginoso del crecimiento de un bebé es tan apabullante que te hace reflexionar. En 8 meses ha aprendido y logrado tantos cambios que si estuviérais en un pódium tras una carrera al más valiente y arrojadizo, sientes que sin duda se llevaría el oro.

Se puede sentar solo, puede ponerse de pie con la ayuda de algún elemento, le gusta estar parado y demostrar su fuerza y equilibrio, señala con el dedo índice las cosas de tu interés… y tú te quedas maravillada ante su crecimiento y los que te parecen “superpoderes” de tu pequeño. No en vano lo son.

Power baby

El poder y la habilidad de usar sus dedos índice y pulgar a modo de pinza y de esta forma puede tomar pequeños objetos con más precisión. También ya puede manifestar su predilección por el uso de su mano derecha o izquierda. Recuerdo sus primeras semanas en las que su visión estaba muy limitada y sentía que era el ser más indefenso del mundo. Su visión es ya casi como la de un adulto y reconoce ya a la perfección los objetos y las personas llegando incluso a imitarles. Comienza una etapa tan enriquecedora como la anterior pero más divertida. Yo, que creía que el ser que tenía entre mis brazos el primer o segundo mes era la criatura más rica del universo, se va convirtiendo en un auténtico muñeco que te derrite con sus balbuceos, su gateo y su mirada de ávido explorador. Ya te reconoce y busca tu cariño , no en vano dicen que el octavo mes se produce la angustia del octavo mes, en la que el bebé ya es más consciente de lo que le rodea, de sus padres y de la separación de ellos. Estad, preparados y listos para lloriquear, este mes puede pronunciar ya sílabas dobles con toda claridad y gritar el tan esperado pa-pa, ma-ma. Ël aún no identificará quién es quién pero tú comprobarás cómo las emociones de su primer ma-ma no se comparan a nada que hayas vivido antes.

¿Quién tiene el mando?

w9739-laugh-and-learn-click-and-learn-remote-d-3.jpg

El de tu corazón, él. Desde que llegó experimentas sensaciones y emociones tan a flor de piel que en mi caso llegué a preguntarme ¿por qué no he hecho esto antes? El pequeño está en un momento que comienza a imitar todo lo que ve y nada le complace más que ser un adulto aunque sea unos pocos segundos. Sus preferencias son de todo tipo, en mi caso el pequeño comenzó a imitar todos aquellos gestos relacionados con la tecnología: coger el ratón del ordenador y moverlo, acercarse al oído cualquier cosa que se asemejara un teléfono y trastear con cualquier mando que encontrara por la casa, ya fuera el de la televisión o el del garaje. Él también quiere tener el mando.

¡Cuánto disfrutará con el mando diverteclas! Ay, si yo lo hubiera conocido antes ¡cuántos trastazos hubiese ahorrado a los móviles y mandos de la casa! Con este mando a distancia de diseño realista el niño se divertirá y aprenderá los números, colores, saludos y muchas cosas más. Además, podrá imitar a los mayores tocando las teclas como si estuviera cambiando de canal. El mando premia el niño con cuatro canciones, numerosos sonidos realistas y luces. Las respuestas del juguete a las acciones del niño le ayudan a entender la relación causa-efecto y, al pulsar las numerosas teclas, el niño ejercita la motricidad fina. Con el mando multiteclas él tiene el mando, pero no nos engañemos, ya lo tenía antes de que se lo regalases.

En Feliz Aprendizaje | Aprendiendo juntos el séptimo mes: pasos de tortuga pero de gigante

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos