Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Aprendiendo juntos el 11 mes: ¡vamos a comer en familia! (sin que sea un zafarrancho de combate)

Aprendiendo juntos el 11 mes: ¡vamos a comer en familia! (sin que sea un zafarrancho de combate)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Los meses pasan, a los 10 meses estábamos preocupados por cómo solucionar sus problemillas de seguridad ante su nuevo alcance , la que se le presenta gracias al gateo. Al peque sólo le falta 1 mes para cumplir el año ¡toca batallar con la comida! ¿Cómo debe comer? ¿solo, con ayuda? ¿triturado, en puré?

Un nuevo mundo

Ay cómo va creciendo. Su personalidad se va mostrando, sus gustos también y los hábitos ya logrados con éxito, ahora han de cambiar. El bebé va siendo menos bebé y convirtiéndose en un niño con el paso de los días, incluso de los minutos. Es hora de sentarle (en su trona) a la mesa con nosotros. Se van acabando esos momentos de silencio y soledad, en tu sola compañía, en los que el pecho era su fuente de alimento y sosiego. ¡Es hora de ser uno más de la familia!

El pequeño a esta edad ya tiene una desarrollada habilidad para coordinar las manos y la boca y es el momento de que vaya experimentando con los placeres de la gastronomía, aunque sea en pequeñas dosis. La época de la dentición no es ciencia igual para todos los pequeños, por lo que unos tendrán dientes, otros más otros menos pero lo que pueden todos hacer es llevarse comida a la boca sin atragantarse: morderla, jugar con ella en la boca y finalmente tragarla.

Seguridad ante todo

Qué hacer ante este nuevo paso del pequeño, gigante para él y para nosotros? Los trozos deben estar ya presentes en la alimentación de los niños y niñas para evitar que se acostumbren a la textura “papilla” y rechacen después los alimentos y ello conlleva una serie de precauciones y consejos:

trona-fisher-price.jpg

-La imitación es su forma de aprender y sus padres son los seres más poderosos de la tierra. Que coma con vosotros y os vea utilizar el tenedor, masticar o comer pan será el mejor modo de que desee hacer lo mismo. Que el pequeño esté en una trona os facilitará el proceso y para él le será de lo más divertido (y fácil).

  • Ya pueden comer alimentos picados , menos troceados y granulados. Sus encías y su lengua son el “instrumento” perfecto para tal menester.

-Cuando le des cualquier alimento aprovecha para enseñarle el nombre del mismo, los utensilios que utilizas o el agua que va a beber.

-Aliéntale poco a poco a tomar él solo una cucharada o a tomar un vaso con ambas manitas y ¡ten paciencia si el pequeño lo derrama, que lo hará, todo!

-No le fuerces si no desea comer más, ello le hará asociar el momento de la comida con un momento desagradable y forzado.

-En la merienda, entre horas, dale en la mano trozos de pan, de fruta o una galleta para que él mismo vaya experimentando el placer de aprender a morder, degustar y hacerlo por sí mismo. Le encantará.

  • No te será necesario, tu pequeño aprende más rápido que un corre caminos, pero por si acaso cortar los alimentos o triturarlos con un tenedor y supervisarle, siempre no es suficiente, ten presente la maniobra de Heimlich para bebés.

En Espacio Feliz | Es hora de comer: todos a la mesa incluído el peque

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos