Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Aprendiendo a compartir juguetes y a establecer turnos

Aprendiendo a compartir juguetes y a establecer turnos
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Cuando nace un bebé, le lleva un tiempo tomar consciencia de sí mismo y de su entorno. Al principio comienza a descubrir su propia existencia a través de sus acciones, pero también en nuestra interacción con él. Tardará algún tiempo más en interesarse por personas ajenas a la familia y un poco más en aprender a jugar con amigos.

Cuando llega este momento de juego con otros niños surgen los primeros rifirrafes por los juguetes y a la hora de establecer turnos. Acostumbrado a ser el centro del universo, no le hace mucha gracia tener que compartir protagonismo y ceder ante las demandas de otros niños.

En mi caso, desde muy pequeño he acostumbrado al niño a la presencia de amiguitos en casa, organizando meriendas las tardes de los fines de semana, por lo que se ha visto 'motivado' a prestar todo su elenco de juguetes con la recompensa de recibir estas agradables visitas y pasar una tarde divertida. Y como las otras madres también organizaban estas reuniones, todos los niños disfrutaban de juguetes nuevos para ellos y aprendían a compartir.

Descubriendo formas diferentes de jugar

Si no tienes niños de la edad de tu hijo en tu entorno más cercano, puedes probar con llevarle a ludotecas o talleres donde además de relacionarse con otros peques, seguro que aprende un montón de cosas más.

Además ahora que se acerca la Navidad en muchas ciudades se organizan a nivel institucional actividades orientadas a los más pequeños, donde podrán jugar en un contexto diferente y aprender observando las conductas de los otros niños. Al final, como más se aprende es imitando.

volcán bolitas saltarinas

Es también en las actividades de grupo donde se establecen turnos y colas, ya que todo el mundo no puede realizar las mismas tareas a la vez. Cuanto antes aprenda que tiene que convivir en sociedad y que para evitar conflictos tiene que respetar unas pautas y normas, antes se producirá su socialización y antes disfrutará de los beneficios de la pertenencia a un grupo.

No se trata de que el niño pierda su propia identidad, cada niño es único, exclusivo y no hay que forzarle a adquirir estas pautas en tono de reprimenda. Se trata de que el peque aprecie como algo positivo el hecho de compartir y que la espera en el establecimiento de turnos no sea ansiosa o desagradable, se le puede entretener observando cómo lo hacen los otros niños o aprovechando ese tiempo para jugar a otras cosas.

Socializando a través de los juguetes

Dentro de toda la variedad de juguetes y teniendo en cuenta siempre la etapa de desarrollo para la que van dirigida, algunos de ellos pueden ser una excusa perfecta para promover estos valores sociales de compartir o establecer turnos; como siempre, aprender divirtiéndose es sin duda la mejor opción.

Juguetes, como por ejemplo, los de roles con personajes diferentes, como La Casa de Mickey Mouse donde los niños se pueden convertir en sus personajes favoritos e interactuar entre ellos; juegos que requieren más de una persona como la Pelota Bota Bota, ideal para establecer turnos de 'lanzamiento' o instrumentos musicales tipo el Piano Aprendizaje que les animarán a formar una banda.

pelota bota a bota fisher-price

En definitiva, es fundamental que los niños se diviertan aprendiendo, pero lo ideal es que el aprendizaje a través del juego se realice en las todas áreas, para que el desarrollo sea completo a nivel físico, cognitivo, social y emocional.

En Feliz Aprendizaje | Su primera visita a la biblioteca infantil: la magia de los cuentos

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos