Sigue a Bebesymas

sexo-bebé

Esperar a que se confirme por medio de una ecografía si esperas niña o niño será cosa del pasado en pocos años. Según una revisión de 57 estudios que se ha hecho en los Estados Unidos un análisis de sangre para saber el sexo del bebé a las siete semanas es un método fiable y seguro.

En comparación con la amniocentesis, una prueba invasiva que se realiza para determinar, además del sexo, problemas congénitos en el bebé, el análisis de sangre no supone ningún riesgo para la madre ni para el niño. Y si lo comparamos con la ecografía, el análisis da el resultado mucho antes, a la séptima semana, al poco tiempo de confirmado el embarazo, mientras que por ultrasonido es necesario esperar al segundo trimestre de embarazo para conocer el sexo del bebé, y no tiene una fiabilidad absoluta.

La técnica consiste en extraer una muestra de sangre de la madre para analizar los fragmentos de ADN no celular en el plasma, procedentes del feto. A partir de séptima semana, la presencia de estos fragmentos en la sangre de la madre son suficientes para evaluar, en más del 95% de los casos, si el feto es portador del cromosoma Y (con lo que sería un varón) o no (de modo que sería mujer).

Los investigadores de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EEUU han llegado a la conclusión de que el sexo del feto puede determinarse correctamente mediante un análisis sanguíneo, a partir de la séptima semana, entre un 95% y un 99% de las veces, un porcentaje muy superior al que se obtiene con la ecografía, técnica que no resulta concluyente en al menos un 7,5% de los casos, cuando se realiza a partir de la undécima semana.

España ha sido uno de los países pioneros en implantar los análisis sanguíneos para conocer el sexo del feto. El primero se realizó en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada en el año 2008, una técnica cubierta por la Sanidad pública para las familias con antecedentes de enfermedades monogénicas.

Queda esperar algún tiempo a que el coste de la prueba permita hacerlo accesible a nivel masivo, y así las embarazadas sólo necesitarán un análisis de sangre para saber el sexo del bebé que viene en camino.

Me pregunto si a nivel psicológico es positivo conocer el sexo del bebé tan pronto. En el caso de producirse un aborto espontáneo, por ejemplo, ¿puede afectar aún más, además del dolor de haber perdido un bebé, saber que se ha perdido al niño que tanto se ansiaba o a la niña que por fin venía en camino? ¿Vosotros qué opináis?

Vía | El Mundo
Más información | JAMA
Foto | Meagan en Flickr
En Bebés y más | Análisis de sangre para saber el sexo del bebé a la 8va semana de embarazo, Un análisis de sangre en la séptima semana detectará problemas congénitos en el bebé

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios