Compartir
Publicidad

Semana 17 de embarazo

Semana 17 de embarazo
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con nuestra particular revisión del embarazo semana a semana y llegamos ya a la semana 17, más cerquita del ecuador del embarazo y bien asentadas ya en el que se considera el mejor trimestre de embarazo, por no sufrir los típicos síntomas del primer trimestre, cuando las náuseas y los mareos no dejan vivir y por estar todavía lo suficientemente ligera como para hacer vida prácticamente normal.

Como ya hemos comentado anteriormente, aprovechad estas semanas para pasear, caminar, ir mirando escaparates con cosas que querréis comprarle al bebé (si es que necesitáis algo) y tratad en definitiva de llevar una vida sana: comida equilibrada, no os quedéis con hambre y haced ejercicio.

Entrando ya en materia, vamos a ver cuáles son los cambios más importantes que suceden en la madre y el bebé en la semana 17 de gestación.

Cambios en el bebé en la semana 17 de embarazo

En la semana 17 de embarazo, momento en que el bebé lleva 15 semanas formándose, mide unos 11-13 cm y pesa cerca de 100 gramos. Sigue creciendo y sobretodo sus piernas, ya que la cabeza ahora crece menos. Bajo su piel empieza a formarse la capa de tejido graso que luego servirá para protegerle del frío. Su oído está más desarrollado y puede llegar a moverse bruscamente si en el exterior hay sonidos fuertes.

Empieza a crearse el sistema inmunológico, que será el encargado de tratar de protegerle de todas las posibles infecciones que le esperan al nacer, y el blandito esqueleto que tiene empieza a hacerse más sólido, pues empieza a crearse el hueso.

Feto 17 semanas

Aparecen los primeros pelos en las cejas y en las pestañas y su piel es aún tan fina que pueden verse los vasos sanguíneos a través de ella. Como dijéramos en la semana anterior, ya se mueven bastante dentro del útero. Algunas madres ya sentirán esos movimientos y otras tendrán que esperar aún unas semanas para poder relatarlo.

Para conocer más sobre sus medidas, deciros que su fémur mide ahora unos 2,4 cm y que la circunferencia de su cabecita mide unos 14,1 cm.

Cambios en la mujer en la semana 17 de embarazo

El cuerpo sigue cambiando y se calcula que el aumento de peso de la madre hasta esta semana (el acumulado hasta la fecha) es de unos 3,250 kg, aunque esto es una media y como decimos habitualmente, aún no está claro que limitar el peso a las embarazadas o controlarlo de manera concienzuda sea realmente beneficioso.

Como el bebé está empezando a osificar los huesos insistimos en la necesidad de llevar una dieta equilibrada en la que haya alimentos ricos en calcio. Algunos médicos recetan suplementos de calcio, pero por norma general no son necesarios.

Puede suceder ahora, o quizás un poco más adelante, que la mujer note un dolor tirante a cada lado del ombligo y hacia la ingle y la espalda. Es habitual sobre estas fechas y es debido al obligado estiramiento al que se ven sometidos los músculos abdominales y los ligamentos que sostienen el útero. También puede suceder que, al ir creciendo el útero en tamaño y al ir pesando más, la mujer empiece a tener más ganas de ir al baño a orinar, pues la vejiga tiene menos espacio y la sensación de ganas de orinar llega antes.

En general, fuera de estas molestias, es una semana relativamente tranquila. La mujer puede salir a pasear, puede volver a comer porque el apetito ha regresado, puede volver a relacionarse del mismo modo que antes del embarazo con la pareja, y sí, me refiero también a mantener relaciones sexuales, y disfrutar de todo ello a la espera de que todo vaya evolucionando.

Cambios de pigmentación en la piel y en los pezones

Debido al aumento de los niveles de estrógeno (sí, otra vez las hormonas haciendo de las suyas), que estimula la producción de melanina, es normal que cambie la pigmentación de la piel, de las pecas y manchas, tornándose todo más oscuro y sobretodo en contacto con el sol, y sucede también que los pezones se oscurecen y aparece una línea oscura vertical que recorre la barriga de arriba a abajo.

Todo ello desaparecerá después de dar a luz, a medida que las hormonas vayan volviendo a sus niveles habituales. Mientras tanto, ese aumento de la pigmentación parece tener un objetivo claro: que los pezones se oscurezcan para que sean fácilmente visibles para el bebé. Son su fuente de alimentación y cuanto mejor los vea más probabilidades habrá de que vaya hacia ellos (pese a que, por suerte, los bebés tienen otros sentidos encargados de llegar a ellos, como el olfato).

Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Fotos | George Ruiz, Nogwater en Flickr En Bebés y más | Semana 16 de embarazo, Semana 15 de embarazo, Semana 14 de embarazo, Semana 13 de embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos