Compartir
Publicidad

Semana 15 de embarazo

Semana 15 de embarazo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos avanzando en nuestro particular repaso por el embarazo semana a semana y llegamos ya a la semana 15 de gestación, cerquita ya de ver el fin del tercer mes para pasar al cuarto.

A estas alturas del embarazo la barriguita ya es relativamente evidente, y más si estamos en épocas como las actuales, con temperaturas que permiten ir sólo con una camiseta. Habrá quien dude si estás embarazada o si simplemente has engordado un poquito, pero serás tú quien decida siempre a quién dar la noticia y a quién no, por supuesto.

Dejándonos a un lado lo que los demás verán en la mamá, vamos a comentar un poco cuáles son los cambios principales que suceden en esta semana, tanto en el bebé como en la mamá.

Cambios en el bebé en la semana 15 de embarazo

El bebé sigue evolucionando dentro del útero. Ahora ya mide unos 9 a 10 cm y pesa unos 50 gramos. Para que os hagáis una idea de su tamaño, su fémur tiene un tamaño de 1,8 cm, es decir, que aunque en las ecografías ya se ve como una personita, es aún muy pequeñito.

A partir de esta semana, la piel, que es prácticamente transparente, empieza a cubrirse del lanugo, una capa de vello muy fino que podremos verle al nacer y que, como habréis oído u os habrán comentado, es normal y luego se cae solo.

Bebé de 15 semanas de gestación

Los ojos van acercándose a la posición que tendrán finalmente (podéis ver aquí un vídeo en el que se aprecia cómo evoluciona el rostro de un feto) y, aunque aún los tiene cerrados, empieza a ser sensible a los cambios de luz que le llegan a través de la barriga. Las orejas empiezan a tener algunos de sus pliegues característicos.

El bebé empieza además a separar un poco la cabeza del cuerpo, pues le crece un poco el cuello. Además empiezan a explorar su entorno con el cuerpo, pues inicia los movimientos dentro de la barriga, gestos y saltos que le ayudan a ir fortaleciendo un poco sus músculos. Se ha visto que por esta fecha algunos bebés pueden llegar a chuparse el dedo. Esto nos da una pista a los papás para saber que cuando se lo chupan al nacer (o semanas después) llevan ya meses haciéndolo.

Cambios en la mujer en la semana 15 de embarazo

Con respecto a la mamá, los cambios son un poco relativos porque de igual modo que a estas alturas hay muchas mujeres que ya han dejado atrás los peores síntomas más característicos de los primeros tres meses hay otras que siguen con náuseas y vómitos, e incluso con mareos frecuentes.

El cuerpo sigue cambiando y se calcula que el aumento de peso de la madre hasta esta semana (el acumulado hasta la fecha) es de unos 2,650 kg, aunque esto es una media y como decimos habitualmente, aún no está claro que limitar el peso a las embarazadas o controlarlo de manera concienzuda sea realmente beneficioso.

Quizás debidos a estos cambios hayáis ido ya a miraros algo de ropa premamá, sobretodo porque la cintura de los pantalones habituales es muy posible que ya no den para tanto. Hay madres que sí la compran, hay otras que prefieren comprar ropa de alguna talla más y las hay que simplemente cambian por un vestuario más "sport", que por sus características permite utilizarse durante más tiempo tanto antes como después del embarazo.

Es posible que, inmersas en el segundo trimestre del embarazo, algunas madres empiecen ya a notar los síntomas de los cambios hormonales intensos y que empiecen a tener algunos cambios de humor (interesante, por no decir importante, comentarlo con la pareja para que esté preparada y entienda dichos cambios) o que empiecen a tener problemas de organización o de memoria que antes no tenían.

Como son cambios producidos por los cambios hormonales, cuando todo vuelve a su sitio el humor se estabiliza y la memoria y la concentración vuelven a ser las de siempre, así que si sucede esto lo mejor es tomárselo con filosofía, ser consciente de las limitaciones que el cuerpo produce (no hace falta enfadarse con una misma porque tampoco se va a arreglar sintiéndose una mal) y esperar a que las aguas vuelvan a su cauce.

Si ya no están los síntomas más característicos del primer trimestre puede ser un buen momento para empezar a hacer ejercicio, si es que aún no se había comenzado, siendo los ideales para las mamás que empiezan la natación y el caminar. Las que lleven más tiempo ejercitándose podrán seguramente hacer ejercicio un poco más intenso, siempre según las recomendaciones médicas y acorde con la situación y el embarazo de cada una, claro.

Embarazo semana a semana: de la concepción al nacimiento

Fotos | Jake&Brady, Surlygirl en Flickr En Bebés y más | Semana 14 de embarazo, Semana 13 de embarazo, Semana 12 de embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos