Sigue a Bebesymas

mamá embarazada 10

Continuamos con nuestro recorrido por el embarazo semana a semana y llegamos hoy a la semana 10 de embarazo, un momento decisivo en la gestación como os contaremos a continuación.

De embrión a feto

Esta semana va a suponer un cambio ya, sencillamente, en la forma en la que se nombra al bebé. Cuando termina la semana 10 de embarazo dejamos de usar la palabra embrión para denominarlo feto. Y es que va a haber cambiado mucho y su desarrollo deja patente que es un ser humano a simple vista a pesar de su minúsculo tamaño.

Las medidas del bebé rondan los 4 centímetros y su peso los 5 gramos. A partir de ahora vamos a ver como crece a un ritmo de vértigo. Si lo pensamos es realmente un milagro como es posible que un ser se desarrolle desde una forma tan simple hasta la complejidad del niño que nacerá de una forma tan rápida y perfecta.

Ahora ya se han formado todos sus órganos y están funcionando corazón, cerebro, hígado, riñones e intestinos. Irán creciendo y desarrollándose continuamente hasta el nacimiento pero ya es posible reconocerlos perfectamente definidos.

Esta semana los dedos de las manos y los pies se separan unos de otros y empiezan a brotar las uñas. El bebé dobla brazos y piernas con frecuencia, entrenando sus articulaciones.

La placenta está en pleno funcionamiento y el saco vitelino se va encogiendo. El bebé ya se mueve en el útero, parece hasta divertido nadando en el líquido amniótico y entrenando su recién estrenado cuerpecito.

Incluso en esta semana 10 de embarazo ya es capaz de tragar, y lo hace, bebiendo líquido amniótico de vez en cuando, lo que además, permite que sus órganos digestivos vayan entrando en funcionamiento para estar preparados cuando nazca para hacerse cargo de su alimentación.

Y aparece el lanugo. Nuestro bebé es precioso y tenemos muchas ganas ya de conocerlo y mientras nos conformaremos con verlo en la primera ecografía, que ya iremos concertando para hacerla dentro de dos semanas.

embarazo 10 semanas

Cambios de la mamá

A medida que va avanzando el primer trimestre la mamá se suele sentir mejor. A las diez semanas de embarazo la mayoría irá notando menos ganas de vomitar y fatiga; cuando comience el segundo trimestre la mayoría de las mamás encontrarán mucho mejor. Ya que da poco.

El cuerpo comienza a redondearse en las 10 semanas de embarazo y el vientre aparece un poco hinchado si nos miramos con atención. Mirarse al espejo esperando encontrar esa primera curva es, desde luego, un momento emocionante.

Todavía es habitual padecer gases y es bastante incómodo. Para minimizarlos lo mejor es cuidar la alimentación evitando fritos, bebidas gaseosas y masticar con cuidado haciendo varias comidas al día.

Puede suceder que la madre sufra mareos y aturdimiento. En principio no es algo peligroso, se debe a los cambios en el sistema cardiovascular. Si se siente un mareo que tumbarse, preferentemente sobre el lado izquierdo. La prevención pasa por tener una buena nutrición e hidratación, descansar y evitar movimientos bruscos, el calor excesivo y el levantarse de golpe.

Las diez semanas de embarazo es momento de pensar en las pruebas diagnósticas. Si se ha decidido que es preciso realizar una prueba de biopsia de las vellosidades coriónicas el momento de hacerlo será entre las semanas 10 y 12. También se puede realizar el análisis triple screening, aunque es mejor esperar una semana más para que sea más fiable.

Seguiremos explorando durante los próximos días el embarazo semana a semana para que podáis disfrutar de vuestro embarazo sabiendo lo que os va a esperar y los cambios de vuestro hijo. La próxima vez hablaremos de la semana 11 del embarazo después de haber explorado hoy la número 10.

En Bebés y más | Diez consejos para un embarazo sano y feliz, Ejercicio durante el embarazo: recomendaciones generales, La primera ecografía: ¿Mejor a partir de las 12 semanas?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario