Sigue a Bebesymas

Test O'Sullivan embarazada

La diabetes gestacional es una condición por la cual los niveles de glucosa en sangre de la embarazada aumentan. Esto se debe a que en algunas ocasiones los cambios hormonales que se producen pueden llegar a bloquear la acción de la insulina, pudiéndose producir algunos síntomas en la mujer y en el devenir del embarazo y el parto si ese nivel de glucosa no se controla (el bebé puede ser más grande, siendo mayor el riesgo durante el parto por este motivo, puede sufrir bajadas de glucosa los primeros días tras nacer, hay un riesgo mayor de muerte del bebé, etc).

Para saber si una embarazada está controlando bien los niveles de glucosa se suele hacer el Test de O’Sullivan, que se realiza entre la semana 24 y 28 de gestación, que se hace sin necesidad de estar en ayunas (repito, REPITO, sin necesidad de estar en ayunas) y que consiste en dar una cantidad de glucosa importante a la mujer embarazada mayor de 25 años (ahora explico esto) haciendo una extracción de sangre una hora después.

Cuándo se hace el Test de O’Sullivan

Como he comentado, se suele hacer entre la semana 24 y 28 de gestación porque es cuando los cambios hormonales más pueden llegar a alterar el funcionamiento de la insulina. Ahora bien, según el protocolo, la prueba puede hacerse en más ocasiones.

Por ejemplo, si en un embarazo anterior una mujer tuvo diabetes gestacional no se espera al segundo trimestre, sino que ya en el primero, en la primera analítica, se hace la prueba por si surgiera ya un nivel de glucosa elevado. También podrían hacer la prueba en el primer y tercer trimestre si hay antecedentes familiares de diabetes (si el padre o la madre de la mujer padecen diabetes), si la mujer embarazada tiene más de 35 años, si hay sobrepeso antes del embarazo o si la mujer ya dio a luz a un bebé de más de 4 kg en un parto anterior (ya digo, depende del protocolo de cada centro).

¿Es la prueba más útil para diagnosticar la diabetes gestacional?

No, porque el Test de O’Sullivan no tiene esa finalidad. Por convenio internacional se ha aceptado como la mejor prueba en términos de coste, beneficio y eficacia para descartar la diabetes gestacional. Vamos, que si los resultados son correctos sirven para constatar que la mujer no padece la enfermedad. Sin embargo, si los resultados aparecen alterados es necesario hacer una segunda prueba que recibe el nombre de Test de Tolerancia Oral a la Glucosa (TTOG), más conocida como “curva de glucosa”, de la que hablaremos en unos días, que es la que sí sirve para diagnosticar una diabetes gestacional.

¿Deben hacérselo todas las embarazadas?

Es una prueba opcional, aunque es recomendable porque la diabetes gestacional, como he explicado, aumenta riesgos al proceso del embarazo y el parto. Según las últimas recomendaciones, las mujeres menores de 25 años con peso normal y sin otros factores de riesgo (que no tengan antecedentes familiares de diabetes, que no hayan padecido una diabetes gestacional previa, que no tengan ninguna patología obstétrica anterior y que no sea obesa) pueden quedar excluidas de hacerse la prueba. Sin embargo, como en nuestro medio el número de embarazadas que cumplen ese criterio es sólo un 7% de todas las embarazadas, no se está haciendo la criba y el test se está haciendo a todas.

En qué consiste

Para hacer el test se le da a la mujer embarazada una solución de 50 g de glucosa al 25% en 200 cc. Una hora después de la toma se realiza una extracción de sangre, con que se analiza cuál es el nivel de glucosa en sangre, o lo que es lo mismo, qué tal ha hecho la insulina su trabajo.

Como ya he comentado no hace falta ir en ayunas, y de hecho se recomienda que antes de hacerse la mujer coma algo, ya que la solución de glucosa en ayunas suele sentar bastante mal a muchas embarazadas, que llegan a marearse o incluso a vomitar antes de pasar los 60 minutos de espera, haciendo que la prueba ya no sirva para nada.

En algunos centros dan a la mujer la preparación para que se la tome en casa y que vaya después, a la hora, para la extracción. Es una medida errónea porque los 60 minutos pueden ser muy variables y porque en esa hora de tiempo la mujer puede estar sentada en el sofá o puede estar recogiendo toda la casa, siendo el resultado lógicamente diferente. Lo ideal es que la mujer acuda al centro sanitario a tomar la preparación y permanezca allí hasta que, una hora después, se haga la prueba (además, en esa hora, no se puede comer ni fumar).

Posibles resultados del Test de O’Sullivan

Los posibles resultados del test son:


  • Negativo: si es inferior a 140 md/dl de glucosa en sangre (7,8 mmol/l).

  • Positivo: si es igual o superior a 140 mg/dl de glucosa en sangre (7,8 mmol/l).

En caso de que sea positivo se sospechará la presencia de diabetes gestacional y para hacer el diagnóstico se realizará el TTOG.

¿No se puede hacer de otra manera?

Hay mujeres que toleran de mal a fatal la glucosa bebida, hasta el punto de vomitarla casi en el momento de beberla. En mujeres así, obviamente, la prueba debe repetirse otro día, muchas veces consiguiendo exactamente lo mismo, que la vuelva a vomitar. Normalmente se dice que “es lo que hay”, que “te lo tienes que hacer así porque no hay alternativa”. Sin embargo sí la hay, y podría considerarse cuando una mujer no logra tolerar la bebida o bien se marea muchísimo durante ese rato hasta la analítica (y después, quizás).

Estoy hablando de sustituir la carga de glucosa por un desayuno bien cargadito de hidratos, por ejemplo, o de hacer que la mujer se controle los niveles de glucosa en sangre en varios momentos del día, con una máquina de control de glucemia, antes de comer y dos horas después de hacerlo, durante varios días, para luego analizar los resultados (que es la manera mediante la que se suele controlar y ajustar tratamientos y dietas a los diabéticos).

No son alternativas consensuadas, pero podrían utilizarse si, como digo, una mujer va a vivir un calvario el día de la prueba o, directamente, no se la va a poder hacer en varias ocasiones porque siempre lo va a vomitar. Todo es comentarlo con los profesionales (obstetra o matrona) y buscar una solución que pueda satisfacer a ambas partes.

Foto | Daniel Lobo en Flickr
En Bebés y más | Test para detectar la diabetes gestacional, Análisis de sangre en el embarazo: para qué se realizan, Embarazo mes a mes: sexto mes

Deja un comentario

Ordenar por:

13 comentarios