Sigue a Bebesymas

perdida_orina_embarazo.PNG

A partir del quinto o sexto mes de embarazo no es de extrañar que se produzcan pequeñas pérdidas involuntarias de orina debido a los cambios hormonales, nuestro aumento de peso y a que el bebé ya ha adquirido un tamaño considerable y provoca una presión sobre la vejiga.

Estas pérdidas suelen suceder sobre todo por un estornudo o una pletórica carcajada, pero no hay mayor problema por ello, basta con ir protegida. Generalmente, la incontinencia urinaria desaparece tras el nacimiento del bebé, alrededor de mes y medio después de dar a luz.

Los expertos así lo expresan, no hay forma de combatirlo durante el embarazo, sólo hay que recurrir a su consulta si a las seis semanas del parto todavía se sufre la incontinencia urinaria.

Lo que sí es colaborar en que estas pérdidas de orina sucedan lo menos posible, para ello será positivo ir al servicio a orinar con frecuencia, al menos cada dos horas, aún cuando se tengan pocas ganas.

También recomiendan realizar ejercicios de contracción voluntaria, el mejor momento cuando se está orinando, deteniendo la micción unos cinco segundos y restableciéndola de nuevo.

Evitar la ingesta de cafeína, picantes y gaseosas que irritan la vejiga, utilizar toallas especiales para la incontinencia que eviten las infecciones, pedir al especialista sanitario los masajes que nos podemos dar para reforzar la zona y naturalmente, no realizar ejercicios y actividades agresivas.

Si estás embarazada y tienes pérdidas de orina involuntarias, no te preocupes, que lo más probable es que desaparezca en su momento, simplemente sigue las recomendaciones de tu médico.

Más información | Al Día
Más información | Babysitio
En Bebés y más | Los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico
En Bebés y más | El parto vaginal puede provocar algún trastorno del suelo pélvico

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario