Sigue a

palpitaciones

Cuando estamos embarazadas el volumen sanguíneo de nuestro organismo aumenta para satisfacer las necesidades de crecimiento y nutrición del bebé.

Debido a este incremento del flujo sanguíneo se producen algunas molestias típicas del embarazo como desmayos, dolor de cabeza, hemorroides, edemas, cansancio generalizado y también palpitaciones y taquicardia.

El corazón debe trabajar a marchas forzadas para bombear la cantidad extra de sangre. Llega a bombear hasta un 50% más de sangre que en condiciones normales, por lo cual es normal que la madre sufra palpitaciones a partir del primer trimestre, pero volverse más acentuadas a partir del segundo trimestre.

Pero ahora que el corazón debe trabajar para dos, además de aumentar el volumen de sangre es lógico que también aumente la frecuencia cardíaca, es decir que se produzcan más latidos por minuto y que el corazón se contraiga con mayor fuerza.

Taquicardia y palpitaciones durante el embarazo

A esto se suma que a medida que el útero va creciendo los órganos como los pulmones y el corazón disponen de menos espacio, de hecho el corazón se desplaza un poco hacia la izquierda pudiendo sufrir una leve alteración de su funcionamiento.

Es normal sentir que el corazón nos va a mil por hora o que se nos va a salir del pecho, es decir tener taquicardia. Yo solía sentirlo hacia el tercer trimestre después de hacer algún esfuerzo y a veces cuando me encontraba tumbada boca arriba. Lo mejor es relajarse y respirar hondo hasta que pasen.

También contribuyen a las palpitaciones factores como el estrés, la ansiedad, los esfuerzos y un estilo de vida inadecuado, con lo cual para evitar que el problema vaya a más es necesario dejar las preocupaciones de lado.

Se aconseja no engordar demasiado, hacer ejercicio moderado, practicar técnicas de relajación, dormir de lado, no boca arriba, descansar lo suficiente, cuidar la alimentación y llevar una vida tranquila, dentro de lo posible.

A pesar de ser un síntoma fisiológico normal entre las embarazadas, las palpitaciones y la taquicardia no deben subestimarse. Si se producen muy a menudo o son muy fuerte puede ser una señal de alarma. La mayoría de las arritmias del embarazo son benignas, pero igualmente deberías consultarlo con tu médico quien te hará las pruebas necesarias para determinar el origen del problema.

Más información | Babysitio | Embarazada.com
En Bebés y más | Molestias en el embarazo: cansancio y sueño
En Bebés y más | Molestias en el embarazo: mareos, dolor de cabeza y congestión nasal
En Bebés y más | Molestias en el embarazo: estreñimiento y hemorroides

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario