Compartir
Publicidad

Los probióticos durante el embarazo y la lactancia reducirían el riesgo de eccema en el bebé

Los probióticos durante el embarazo y la lactancia reducirían el riesgo de eccema en el bebé
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Si bien todavía queda camino por recorrer como para aconsejar administrarlos de forma preventiva a las embarazadas, un estudio finlandés ha concluido que los probióticos durante el embarazo y la lactancia reducirían el riesgo de eccema en el bebé.

Los probióticos son bacterias "buenas" que ayudan a equilibrar la población de bacterias en el intestino y a prevenir la expansión de cepas causantes de enfermedades.

El eccema, por su parte, es una enfermedad inflamatoria de la piel de origen alérgico caracterizada por una erupción con picor, la afección de la piel más común en niños pequeños. En la actualidad, al menos uno de cada diez bebés padece eccemas durante el primer año de vida y se calcula que la mitad de ellos desarrollará en el futuro algún otro tipo de alergia como asma o alergia al polen.

Es por eso que los expertos se esfuerzan en buscar formas de prevenirla, incluso desde el embarazo. Un equipo de investigadores del Hospital Central de la Universidad de Turku, afirma que los probióticos son seguros y efectivos en la reducción del riesgo de eccema en niños con madres alérgicas.

Para demostrarlo, se eligieron a 241 mujeres embarazadas con historial de alergias, se las dividió en dos grupos y a uno se le administró cada día una mezcla de polvos con agua de una o dos combinaciones diferentes de probióticos, y al otro, una mezcla de placebo sin bacterias. Lo tomaron durante los dos últimos meses de embarazo y los dos primeros meses de lactancia.

A los dos años se recogieron los datos de los niños que habían desarrollado eccemas. Encontraron que el 71 por ciento de los bebés en el grupo de placebo sufrieron eccema al menos una vez, comparado con un 29 por ciento de los bebés cuyas madres tomaron una combinación de probióticos. Sin embargo, hasta los dos años no hubo diferencia entre los niños sensibles a otro tipo de alérgenos, como la leche, el trigo, la soja y la caspa de perros y gatos, basándose en si sus madres habían tomado los suplementos.

Es una reducción considerable que podría hacer pensar en un tratamiento eficaz y económico para las madres con alto riesgo de alergias que podrían ser heredadas por el bebé.

Vía | Journal of Allergy and Clinical Immunology Foto | Emery Co Photo en Fickr En Bebés y más | Probióticos para prevenir los eccemas en los bebés

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos