Sigue a

Gradosplacenta

Hace unos días os hablábamos de los grados de madurez de la placenta, que constituyen una prueba ecográfica para determinar el estado de salud de este órgano y su posible repercusión en el estado fetal. Los grados de la placenta en imágenes muestran su evolución, ya que la placenta tiene un proceso biológico: nace, crece y muere.

Según su evolución hablábamos de cuatro grados o estadíos que se diferenciaban por el aspecto placentario en su cara basal (la que da a la pared uterina) y en su cara coriónica (la que da al feto).

¿Cómo conocer el aspecto de la placenta durante el embarazo? Ésta se observa mediante las ecografías. Un esquema que ejemplifica cada uno de los grados, como el que vemos arriba, ayuda a comprender las diferencias morfológicas de cada etapa.

El grado 0 muestra paredes placentarias lisas y la sustancia interna sin manchas. En el grado I vemos aparecer algunos puntos que corresponderían a las primeras manchas blancas de calcificación. En el dibujo correspondiente al grado III, el más maduro, observamos que hay tabiques que comunican ambas caras de la placenta, signo de envejecimiento.

La imagen “real” de la placenta la ofrece la ecografía, aunque su correcta interpretación sea tarea de especialistas habituados a su observación. Si al común de los papás y mamás nos cuesta encontrar las partes del cuerpo del bebé en las imágenes ecográficas, qué será del análisis de la placenta.

Placentas

Recordemos las diferencias apreciables mediante ecografía que establecen los distintos grados según la clasificación de Grannum para poder identificarlas en las imágenes:

  • Placenta grado 0: se caracteriza porque ecográficamente se ven homogéneas la placa basal y la corial. Placa coriónica lisa sin áreas de calcificación.
  • Placenta grado I: cuando ya posee pequeñas zonas de color blanco en la ecografía. En la placa corial se identifican ciertas calcificaciones finas y onduladas.
  • Placenta grado II: en la placa corial se visualiza con un perfil muy ondulado con calcificaciones difusas. La placenta no es homogénea debido a las diferentes ecogenicidades en su espesor por el depósito de calcio. Los tabiques que penetran en la placenta no confluyen.
  • Placenta grado III: son las placentas con gran depósito de calcio a todos los niveles. Tanto la placa basal como la corial aparecen con bastantes zonas de color blanco, y se observan zonas de calcificación y degeneración en el interior.

Como vemos en el grado III hay placenta vieja o hipermadura, que podría conllevar una restricción en el desarrollo fetal por insuficiencia placentaria.

Estas imágenes que representan los grados de madurez de la placenta nos muestran cómo evoluciona este órgano fundamental durante el embarazo para el crecimiento del bebé. Un órgano fundamental fisiológicamente, pero, no lo olvidemos, con gran importancia simbológica en distintas culturas, sobre lo que hablaremos próximamente.

Vía | Medicina UANL, Zambon
En Bebés y más | Oxígeno para el bebé, Placenta previa, Los beneficios de ingerir la placenta

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario