Sigue a Bebesymas

Bebé de piedra

Nos contó Lola hace unas semanas el extraño caso de los bebés de piedra, y hemos querido profundizar un poco más en este extraño fenómeno que parece de ciencia ficción. Pero los litopedion o bebés de piedra existen.

Su nombre proviene del griego lito, ‘piedra’ y pais, paidos, ‘niño’). “Litopedio”, “litopedion” o “litopedium” es el nombre que se le da a un embarazo extrauterino que implica un feto muerto y calcificado con el paso de los años. Es un fenómeno raro (se calcula que ocurre una vez en cerca de 20.000 embarazos) consecuencia de un embarazo abdominal o extrauterino.

Existen varias condiciones necesarias para que de un embarazo abdominal se forme un “bebé de piedra”: el feto debe tener una supervivencia en abdomen por más de 12 semanas, es decir, que empieza a crecer, pero al final no sobrevive fuera del útero. El óvulo fertilizado se ha adherido a cualquier lugar del abdomen, fuera del útero.

Si no hay síntomas y no se detecta el embarazo ectópico mediante las revisiones médicas, el feto puede seguir creciendo. El desarrollo de este embarazo es el mismo que para los embarazos abdominales intrauterinos hasta la muerte fetal.

Después de la muerte fetal ocurre la deshidratación de los tejidos, la infiltración de calcio y se inicia el proceso de petrificación. Ha de permanecer asintomático en condiciones asépticas y tener un ambiente favorable para la calcificación.

Esto sucede en muy raras condiciones, principalmente si el feto es lo suficientemente grande como para evitar su expulsión o absorción. Es entonces cuando comienza a calcificarse.

Cómo se calcifica el feto

La calcificación se produce por vía subcutánea, y normalmente se envuelve en tejido cicatrizal. El sistema inmunológico de la madre eventualmente reconoce al feto como un objeto extraño y, para protegerla de una posible infección, reacciona revistiendo el feto con una sustancia “calciferosa” mientras los tejidos mueren y se deshidratan.

El litopedion puede producirse a partir de la semana 14 de gestación y hasta el término. Toma mucho tiempo para acumular suficientes depósitos de calcio que lo convierten en piedra. Estas serían las fases de la calcificación según R.D’Aunoy y E. L. King:

  • Esqueletomización, donde los huesos permanecen después de la desintegración y absorción de las partes blandas.
  • Adipocere, donde las partes blandas son reemplazadas por ácidos grasos, jabones y ácidos esteáricos.
  • Supuración, el feto es destruido después de la formación de un absceso.
  • La formación del verdadero litopedion donde le feto y/o las membranas se calcifican en varios grados.

Litopedio

Tipos de “bebés de piedra”

Las imágenes de los bebés de piedra son en ocasiones bastante impactantes, por eso no hemos querido ilustrar este artículo con fotos de litopedios. Pero más abajo encontráis los enlaces con estudios de casos concretos, más información y las imágenes. Sí podemos señalar qué clases hay.

F. Küchenmeister (“Ueber Lithopedion”) señala que existen varios tipos de litopedios según el área y grado de calcificación:

  • Lithokelyphos o litokeliposis (calcificación del 26%): Sólo se calcifica la membrana ovular y el feto puede estar en diferentes etapas de descomposición.
  • Lithokelyphopedion o litokelitopedion (calcificaciónn del 31%): Ambos están calcificados, es decir, el feto y las membranas ovulares.
  • Litopedion común (34%): solo el feto está calcificado.

Casos documentados

La condición de “litopedio” fue descrita por primera vez en un tratado de cirugía (“Kitab al Tasrif”) del médico árabe Abul-Qasim Khakaf ibn al Abbas al Zahravi, más conocido como Albucasis en el siglo XI, aunque su existencia puede ser tan antigua como la humanidad.

Desde el siglo pasado se han encontrado restos de “bebés de piedra” en excavaciones arqueológicas, el más antiguo de los cuales data del año 1100 a.C., alrededor de todo el mundo. Y se han conocido casos contemporáneos de mujeres vivas.

En el siglo XVIII se operó por primera vez a una mujer para extraer el litopedio, y en la actualidad hay documentados varios casos, como el que saltó a los medios hace unas semanas, o el que encontramos en este documento médico de un caso clínico reportado por la Sociedad Boliviana de Radiología, o este otro de Colombia, de Brasil… Aquí podemos encontrar más casos de bebés de piedra que han pasado a las pantallas, a la literatura… y sobre todo a los anales médicos.

En definitiva, los litopedios o bebés de piedra son reales a pesar de parecer un mito o una noticia propia de los espacios dedicados a lo paranormal. Son raros, pero de cuando en cuando nos sorprenden noticias de mujeres que llevan en su interior estos fetos calcificados.

Fotos | asta.adamonyte y internets_dairy en Flickr-CC
Más información | Monografías, Obgyn
En Bebés y más | Intervienen a una mujer que había desarrollado un feto de cuatro meses fuera del útero, Factores de riesgo para sufrir un embarazo ectópico

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario