Sigue a Bebesymas

uñas

Los cambios hormonales que experimenta la mujer durante el embarazo producen efectos en la apariencia de las uñas de la embarazada.

Como también sucede con el pelo, según cómo afecten las hormonas a las células cutáneas, las uñas pueden verse más fuertes y crecer rápidamente o por el contrario, debilitarse, escamarse o quebrarse con facilidad.

En algunas mujeres, la mayoría, el cambio se produce a mejor, haciendo que sus uñas que antes eran débiles y quebradizas se vuelvan sanas y fuertes.

Sin embargo, en ocasiones puede suceder lo contrario. Quienes siempre las han llevado bien, de repente ven cómo sus uñas empiezan a debilitarse y romperse.

Sea como sea, los cambios son temporales debido a la acción de las hormonas del embarazo. Los efectos no son permanentes, por lo que después de dar a luz, y una vez que las hormonas recuperan sus niveles, todo vuelve a la normalidad.

Las primeras querrán presumir de uñas, arreglándoselas o pintándoselas, aunque al natural también son muy bonitas. Para quienes sus uñas no estén pasando por su mejor momento lo más aconsejable es mantenerlas cortas, hidratadas y evitar el uso de productos químicos como esmaltes o removedores con acetona.

El esmalte (o la laca) de uñas en el embarazo

No hay investigaciones concluyentes acerca del uso del esmalte de uñas en el embarazo. Los estudios al respecto son contradictorios.

Algunos apuntan a una posible toxicidad debido a que contienen productos químicos como el tolueno o el ftalato de dibutilo, sustancias que no debería tener un esmalte de uñas.

Creen que podría absorberse a través de las células cutáneas y afectar al feto, causando trastornos en la maduración sexual de las niñas y defectos de nacimiento en los niños. Por ello, recomiendan evitar su uso o utilizar esmaltes especiales libres de estos tóxicos.

También advierten sobre el posible riesgo al inhalar el olor de este tipo de productos.

Por otro lado, hay estudio que consideran insignificante la cantidad de estos productos que pueden llegar a atravesar la placenta, por lo que no lo consideran peligro real.

¿Qué deberían hacer las embarazadas? Algunas prefieren prevenir dejando de lado los productos como esmaltes y disolventes durante los meses de embarazo.

Sin embargo, no es una contraindicación en el embarazo hacerse la manicura cada tanto, ni mucho menos. Otra cosa es si la embarazada trabaja a diario en contacto con este tipo de productos. De todos modos, lo más aconsejable es consultarlo con tu ginecólogo.

Otra posible efecto del esmalte es que debido a la sensibilidad de la piel de la embarazada se produzca alguna reacción alérgica, por lo que lo conveniente es no utilizarlo u optar por fórmulas hipoalergénicas.

Otras recomendaciones para el cuidado de las uñas en el embarazo

Lo recomendable para evitar que se debiliten es hidratarlas bien con cremas nutritivas y llevar una dieta equilibrada que aporte nutrientes y vitamina A, esencial para el cuidado de la piel, el cabello y las uñas.

También es importante extremar las medidas de higiene a la hora de hacerte la manicura, sobretodo si sueles hacértela en un centro de estética. Asegúrate que las herramientas utilizadas estén en condiciones para evitar infecciones.

La acetona que contiene el quitaesmalte es un producto químico que también ha sido relacionado con defectos del nacimiento, aunque tampoco se ha definido en qué cantidades concretamente podría afectar. Para mayor tranquilidad, existen quitaesmaltes libres de acetona.

Por último, cuando te pintes las uñas procura hacerlo en un sitio ventilado.

Espero que estos consejos os ayuden a lucir uñas bonitas en el embarazo.

Foto | nightrose en Flickr
En Bebés y más | Uso de cosméticos en el embarazo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios