Compartir
Publicidad

La duración normal de un embarazo puede variar hasta 37 días

La duración normal de un embarazo puede variar hasta 37 días
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando una mujer se sabe embarazada enseguida empieza a calcular para cuándo nacerá. Son nueve meses a partir de la última regla, o para ser más exactos, 280 días. Este cálculo se puede hacer fácilmente en cualquier momento y luego, en la primera ecografía, el ginecólogo ajusta la fecha probable de parto al tomar las medidas del bebé.

Ahora bien, esa fecha, el día en que la mujer "sale de cuentas", acaba por ser la fecha improbable de parto, porque sólo el 4% de las mujeres da a luz en esa fecha. Entonces se empieza a hablar de que el bebé se ha adelantado, o de que el bebé se está atrasando, cuando resulta que la duración normal de un embarazo puede variar hasta 37 días.

No hablamos de nada nuevo, un bebé nace a término cuando llega a partir de las 38 semanas de gestación y antes de cumplir las 42 semanas. Antes sería pre-término y después, post-término. Esto ya da una variabilidad de cuatro semanas, 28 días, en que un bebé puede nacer sin que se considere que está fuera del plazo normal.

Ahora, un estudio reciente publicado en la revista Human Reproduction ha querido especificar un poco más las cifras y en él se concluye que la duración del parto, comparando partos normales, sin contar los partos prematuros, pueden variar hasta en esos 37 días que hemos comentado.

Datos del estudio

El estudio fue realizado por investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EEUU (NIEHS) y tenía como objetivo conocer cuánto puede variar la gestación en los humanos y cómo podían afectar las variaciones hormonales en dicha duración.

Para hacerlo tomaron los datos de las participantes del Estudio del Embarazo Precoz, un estudio que se hizo con 130 mujeres que, entre 1982 y 1985, dejaron de tomar anticonceptivos para quedarse embarazadas. Tomaron los datos de aquellas que se quedaron embarazadas de un solo bebé y que, además, ofrecieron datos hormonales desde el primer momento, con muestras diarias de orina.

El total de mujeres que llegaron a estudiarse es de 125 mujeres, que es una muestra muy pequeña para considerar las conclusiones fiables, siendo necesarios nuevos estudios, con muestras más amplias, para confirmar los datos.

Conclusiones del estudio

La primera conclusión es la que todos sabemos, que creer que la fecha probable de parto es el día en que el bebé debería nacer es un error, porque luego las futuras madres se angustian si el bebé no llega, la familia no deja de preguntar si aún no ha nacido el bebé, empiezan a recomendarle que camine, que baile, que haga el amor, acupuntura, tomar hierbas y, si me apuras, hacer el pino puente si con ello el bebé nacerá antes. Que no está mal, que excepto el pino puente nada le hará daño, pero que puede angustiar y preocupar sin necesidad a la embarazada cuando resulta que el embarazo es simplemente un poco más largo de la media, siendo probablemente normal.

Otras conclusiones de la investigación fueron que las mujeres más mayores de la muestra tendían a dar a luz más tarde, es decir, sus embarazos eran más largos. Para ponerlo en cifras, calcularon que cada año de edad de la madre añadía un día de gestación. También vieron que las mujeres que habían pesado más al nacer tenían también partos más largos, siendo el cálculo un día más por cada 100 gramos. La duración de los partos previos también ayudaban a predecir la duración del parto, ya que cuando los partos anteriores habían sido largos, los siguientes también lo fueron.

A nivel hormonal, vieron que cuando las mujeres tardaban más en experimentar una subida de la progesterona los embarazos eran una media de 12 días más cortos que los del resto. Además, notaron que cuando el óvulo tardaba más tiempo en implantarse el embarazo también se alargaba.

En palabras de Anne Marie Jukic, autora principal del estudio:

Poner el énfasis en una fecha de parto puede hacer parecer la duración de una gestación más predecible de lo que es en realidad. Nuestros resultados sugieren que dicha duración es muy variable incluso en embarazos sanos [...] Nos sorprendieron un poco los 37 días de diferencia de parto que puede haber entre embarazos de los que se conoce perfectamente la fecha de ovulación. Hasta ahora, esta variación se había atribuido a errores en la determinación de la edad gestacional, pero nuestro estudio lo descarta. Es fascinante.

Ahora, a partir de este estudio y con investigaciones posteriores que puedan confirmar los datos, podría ser necesario replantearse el modo de calcular la fecha probable de parto añadiendo los factores comentados (edad de la madre, peso al nacer, etc.) y cambiando la fecha, quizás, por un intervalo: tu bebé nacerá, probablemente, entre estos dos días, para evitar ansiedades y presiones del entorno.

Vía | El Mundo Foto | pixydust8605 en Flickr En Bebés y más | Pregunta a la matrona: ¿Cómo se calcula la fecha de parto y hasta cuando esperar?, Calculadora de embarazo: conoce tu fecha probable de parto, Calendario de embarazo: cómo hacer bien la cuentas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos