Sigue a

piscina embarazada.jpg

Las que estamos embarazadas durante el verano, tenemos la ventaja de poder ejercitarnos en una piscina.

El agua es, sin lugar a dudas, uno de los mejores medios para realizar ejercicio y tonificar los músculos sin hacer demasiado esfuerzo a la vez que disfrutamos de los beneficios de un refrescante baño.

En el agua, gracias a la ingravidez, se alivia el peso de la tripa sobre la pelvis y se experimenta una agradable sensación además de aliviar los dolores de espalda y la pesadez de las piernas.

Yo procuro nadar casi todos los días o al menos ejercitar piernas y brazos con ayuda de algún apoyo. O como mínimo dar una caminata acuática para aliviar las piernas.

La idea no es alcanzar metas olímpicas ni nada por el estilo. Simplemente, la intención es poner en funcionamiento el sistema cardiovascular y fortalecer los músculos para llegar en mejor forma al parto.

Además, la ventaja es que si tienes la constancia de seguir por ti misma una simple rutina de ejercicios al menos dos veces por semana, te verás beneficiada sin la necesidad de acudir a un gimnasio.

Aquí se explica cómo realizar una serie de ejercicios que yo practico con la ayuda de un churro, que puede ser también cualquier tipo de flotador que sirva como apoyo.

Y aquí puedes encontrar ejercicios específicos para fortalecer periné, pelvis, abdominales y aliviar el dolor de espalda.

Más información | guiainfantil
En Bebés y más | Natación durante el embarazo
En Bebés y más | Ejercicio y embarazo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario