Compartir
Publicidad

El ombligo de la mujer puede cambiar después del embarazo (el de Shakira, también)

El ombligo de la mujer puede cambiar después del embarazo (el de Shakira, también)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nada se escapa al ojo avizor de los usuarios en las redes sociales. Y mucho menos si es de la anatomía de una de las cantantes más famosas del momento. Shakira acaba de estrenar su último videoclip, Chantaje, un tema que canta junto a Maluma, y todo el mundo ha puesto los ojos en una parte de su anatomía que llamó la atención: su ombligo.

Es cierto, si se lo compara con imágenes antes de ser madre, el ombligo de la cantante presenta otro aspecto. Lo que sucede es que, como a todas las mujeres, o casi todas, el ombligo de la mujer puede cambiar después de embarazo (el de Shakira, también).

El ombligo de Shakira ha dado que hablar

Tras dos embarazos, es lógico que el ombligo de Shakira haya cambiado de aspecto. Hay quienes la critican por su ombligo "saltado", pero no es más que una consecuencia natural del gran cambio que se produce en el embarazo.

Ombligo invertido en el embarazo

Shakira-ombligo

Cada persona tiene una forma de ombligo particular. Ninguno es igual a otro, así como sucede con cualquier otra parte del cuerpo de una persona, como son las orejas, las manos y la nariz.

Lo que sí es común a todas, o a casi todas de las mujeres que han pasado por un embarazo es que la forma del ombligo puede variar. Sufre un antes y un después, puesto que está situado en la parte de la anatomía de la mujer que más se agranda durante la gestación, su barriga.

Aunque la forma de la barriga durante el embarazo no es igual en todas las mujeres, hay algo que sí es común. A medida que el útero y por ende la barriga va aumentando de tamaño, especialmente hacia el tercer trimestre, cuando ya ha ganado volumen, el ombligo va saliendo. Poco a poco, se va expandiendo la pared abdominal haciendo que el ombligo se tense y termine por salirse hacia fuera.

Se puede ver aplanado, abultado, sobresalido, o dando la impresión de que su hubiese dado vuelta, lo que se conoce como "ombligo invertido". A menudo se relaciona el ombligo como algo antiestético, pero no debemos olvidar el símbolo vital que representa ese botón en el medio de nuestra anatomía. A través de él nuestra madre nos ha suministrado, la sangre, el oxígeno y los nutrientes necesarios para desarrollarnos dentro del útero.

Que el ombligo de la futura mamá salga, antes o después, no es motivo de preocupación, es una de las "marcas" del embarazo, al igual que la línea alba o las estrías. En las mujeres que tienen los tejidos flácidos, el ombligo puede brotar antes, mientras que en otras puede pasar casi desapercibido.

Tras el parto, una vez que el útero retorna a su tamaño, el ombligo vuelve a tener su posición y aspecto originales, aunque hay mujeres que no recuperan el ombligo tal y como era antes del embarazo.

Hernia umbilical en el embarazo

Ombligo

Durante el embarazo, la hernia más frecuente que se produce es la hernia umbilical, pero no debemos hablar de que la gestación sea una causa de aparición de la hernia, sino que ésta en realidad existe desde el nacimiento, pero es en este periodo cuando se manifiesta o diagnostica, sobretodo durante el segundo trimestre, como consecuencia del crecimiento del útero.

La hernia umbilical no requiere ningún tratamiento cuando no manifiesta síntomas. Si bien es cierto que existe la posibilidad que en ocasiones una hernia umbilical en embarazadas sí que necesite ser intervenida. En ese caso, la intervención se realizará cuando la madre haya dado a luz, nunca durante el embarazo, puesto que podría suponer un riesgo para el feto.

En Bebés y más | Piercing en el ombligo de la embarazada, La hernia umbilical en el bebé: todo lo que hay que saber

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos