Sigue a Bebesymas

Cerclaje

El cerclaje uterino es una intervención quirúrgica que consiste en cerrar el cuello del útero con una especie de cinta que se fija a él y se anuda. Se utiliza en los casos en que se demuestra que el cuello del útero es incompetente, es decir, cuando dilata y se va abriendo antes de hora, bajo la presión del útero y el feto que aumentan de tamaño.

Esta alteración se debe a causas diversas, como un debilitamiento congénito del cérvix o un cambio debido a alguna intervención en el cuello uterino, y provoca abortos o partos inmaduros. El cerclaje es una solución en los casos en los que este problema provoca pérdidas fetales tempranas repetidas hacia el cuarto o quinto mes de embarazo.

Finalidad del cerclaje

El cerclaje tiene como finalidad reforzar el cuello del útero mediante la colocación de una sutura con el fin de impedir la dilatación del mismo. Habitualmente se practica en la semana 14 o 15 de gestación bajo anestesia general y tras pocas horas a la embarazada se le da de alta.

Una vez en casa, la mujer habrá de guardar reposo durante varios días o semanas, y realizar un seguimiento del cerclaje en distintas visitas al ginecólogo para el correcto control de la sutura y los posibles signos de trabajo de parto.

Las suturas se retiran cerca del noveno mes del embarazo. Si antes de llegar a término aparecen contracciones, puede ser necesario retirarlo antes por el riesgo de desgarro y la consiguiente hemorragia.

Entre el 70% y el 90% de las mujeres que se practican un cerclaje dan a luz a un bebé sano. Sin embargo, no está claro cuántas de estas mujeres realmente necesitaban un cerclaje. Muchas mujeres con cuellos uterinos cortos optan por no practicarse una cirugía y aun así dan a luz a bebés saludables.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cerclaje cervical es un procedimiento invasivo con un riesgo intrínseco de pérdida del embarazo. Por ello sólo se debe realizar en casos de alto riesgo donde haya un factor cervical durante el segundo y el tercer trimestre del embarazo.

El hecho que una embarazada tenga realizado un cerclaje no contraindica que pueda tener un parto normal si el cerclaje se ha sacado previamente y no se produce ninguna complicación.

En definitiva, el cerclaje es la sutura cervical que se practica a las embarazadas que presentan incompetencia de cérvix ya que se dilata antes de que la gestación haya llegado a término.

Más información | OMS, Nacer sano
En Bebés y más | Cérvix incompetente, ¿Qué es el cerclaje uterino?, Insuficiencia cervical

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios