Complicaciones más comunes en las madres en el embarazo de gemelos

Síguenos

embarazada

El cuerpo de la mujer ha sido concebido para gestar un bebé a la vez, por lo que un embarazo múltiple está asociado a mayores riesgos durante la gestación.

Días atrás hablábamos de las complicaciones más comunes en el embarazo de gemelos. Ahora nos centraremos en las complicaciones más comunes que puede sufrir la madre en el embarazo de gemelos.

Debido a las características de un embarazo gemelar, las mujeres que esperan dos o más bebés están más expuestas a complicaciones como:

Preeclampsia

La preeclampsia es la hipertensión inducida por el embarazo. Es el trastorno más frecuente en el embarazo y está caracterizado por una subida de la tensión arterial cuyo origen se desconoce, aunque una hipótesis se basa en que podrían intervenir proteínas anómalas.

Afecta al 15% de las gestantes y en los embarazos múltiples el riesgo de padecerla se duplica e incluso triplica en algunos casos. Si no es tratada, puede causar graves complicaciones en la madre y en el feto, pudiendo llegar a causar su muerte. Está asociada, además, a una alta tasa de partos prematuros.

Se manifiesta con cambios físicos en la madre como aumento de la presión arterial, presencia de proteínas en la orina, retención de líquidos y aumento repentino de peso. También puede haber fuerte dolor de cabeza, visión nublada, hinchazón repentina del cuerpo (edema) y dolor en la parte superior del estómago.

Tratada a tiempo, la preeclampsia puede ser controlada sin consecuencias en el embarazo. En los embarazos múltiples los síntomas pueden ser más abruptos, por lo que la detección temprana es fundamental para minimizar las consecuencias.

Anemia en la embarazada

Ya de por sí en el embarazo la anemia por deficiencia de hierro es un trastorno frecuente, cuyo riesgo de padecerla aumenta en los embarazos múltiples.

Es la capacidad disminuida de los glóbulos rojos para transportar oxígeno o hierro, muy común en las embarazadas llamada también anemia gravídica causada por un aumento del volumen sanguineo de la mujer. Con dos o más bebés, el volumen sanguíneo es aún mayor, un 50 por ciento mayor en el embarazo único, un 75 por ciento mayor en el de gemelos y casi del 90 por ciento en el de trillizos, por lo que el riesgo de contraer anemia también lo es.

Si la madre padece anemia durante el embarazo es más propensa a desarrollar preeclampsia, alguna infección o una hemorragia postparto, mientras que los bebés son más propensos a nacer de forma prematura, a tener un crecimiento menor al normal y a nacer con bajo peso.

Hemorragia postparto

La hemorragia vaginal postparto es una de las causas más frecuentes de mortalidad materna, tanto en países desarrollados como en regiones en vía de desarrollo. Se da aproximadamente en un 6% de los nacimientos y se debe a que una vez expulsado el bebé y la placenta, el útero no se contrae ni se retrae produciendo una fuerte hemorragia.

Los factores de riesgo asociados a la hemorragia postparto son haber tenido cesárea previa, la edad avanzada de la madre, ser multípara, haber tenido placenta previa o un embarazo muy largo.

Un embarazo múltiple también es un factor de riesgo debido, entre otras cosas, a la distensión del tamaño del útero provocado por el peso de dos o más bebés. Después de dar a luz el útero puede tener dificultades para contraerse aumentando el riesgo de hemorragia.

Cuando la hemorragia vaginal es intensa, puede producirse una insuficiencia circulatoria y en casos muy graves hasta causar la muerte de la madre.

Por eso, las madres que han dado a luz dos o más bebés deben estar especialmente controladas las horas posteriores al parto.

Qué pueden hacer las madres para evitar complicaciones en el embarazo de gemelos

  • Acudir a todos los controles médicos durante el embarazo y seguir los consejos del ginecólogo.
  • Una alimentación equilibrada es muy importante para que no falten nutrientes, vitaminas y minerales esenciales (como el hierro) para el desarrollo de los bebés.
  • Mantener la anemia a raya.
  • Evitar los alimentos con exceso de grasas, azúcares y sal.
  • Mantenerse hidratada.
  • Controlar el aumento de peso. Un aumento excesivo o deficiente de peso puede acarrear consecuencias para la madre y el bebé.
  • No tomar medicamentos, ni drogas, ni alcohol ni tabaco.

Foto | Hafdís H en Flickr
En Bebés y más | Probabilidades de tener gemelos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios