Compartir
Publicidad

"Vacas rosas": un método para matar la creatividad de un niño

Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Parece que matar la creatividad de los niños no es tarea sencilla, ellos son pura magia e imaginación. Parecería que el objetivo de la educación debería ser fomentar la creatividad y no acabar con ella. Pues aquí os dejo un ejemplo estupendo de un método para matar la creatividad de un niño y os invito a contarme si pensáis que esto sucede en las aulas de infantil: "Vacas rosas".

Cuando yo he dado clase de secundaria mis alumnos más que estar hartos de ir al colegio y pensar que todo lo que se les enseñaba era inútil y aburrido, más que no saber aprender de otra manera que memorizando, tenían como principal problema una total y absoluta falta de creatividad.

Como si les diera miedo soñar, ser originales, divergentes, opinar, saltarse las normas de lo esperado y hasta los esquemas de organización de un tema que venían en su libro de texto.

Suele ser una cuestión muy complicada de superar, pues llevan años aprendiendo lo que pone el libro y hasta siendo obligados desde Primaria a escribir nombre y fecha en determinado orden y en determinado ángulo de su hoja. Se ha cortado su creatividad en el aula, como ayer reflejaba en el repaso a los blogs de papás y mamás.

La explicación que yo doy es que no es culpa de los niños. La culpa es del sistema, que desde que son pequeñitos les obliga a seguir normas externas y amoldarse para no ser juzgados negativamente por los adultos, con métodos que parecen diseñados para lograr matar cualquier chispa de creatividad y acabar con la automotivación natural.

La explicación: "no hay vacas rosas". La pasión está muerta.

En Bebés y más | Maggie Simpson y su manifiesto por la libertad creativa, Cinco ideas para que vuestros hijos amen leer, El sistema educativo español: un fracaso evidente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos