Síguenos

niño leyendo

La educación es un hecho que implica a muchos elementos: los padres, la familia, el colegio, los medios de comunicación, la sociedad y los propios educandos. Y, aunque creo que debemos recuperar al educando, al niño, como principal y céntrico elemento en el proceso educativo, hoy quiero hablar de todo lo que los padres les pueden enseñar a sus hijos completando al colegio.

Con las lógicas excepciones que siempre existen en los procesos humanos, el papel de los padres en la educación es importantísimo, tanto que se considera que son los más importantes educadores y de quienes van a aprender más sus hijos.

No me refiero a valores, conviencia y actuación en la sociedad, aspectos en los que creo que es la familia, sea del tipo que sea, la célula principal y que son los padres (y la familia en general) quienes transmiten empatía, respeto y convivencia. Me voy a referir a contenidos académicos que los padres pueden perfectamente enseñarle a los niños, a lo que todos entendemos cuando hablamos de aprendizaje.

Empoderarse de la educación

Yo siempre digo que todas las familias, cuando delegan parte de la educación de sus hijos en instituciones académicas, deben seguir siendo conscientes de que nadie debe quitarles la capacidad y la responsabilidad de la calidad del aprendizaje de sus hijos.

No digo que eso sea sencillo. Los padres que trabajan tienen poquísimo tiempo, llegan agotados a casa y, cuando sus hijos comienzan la Primaria, tienen además que ayudarles a repasar los contenidos escolares y encima, ayudarles, muchas veces con los deberes. Pero hay muchos conocimientos y contenidos que complementan a los libros escolares y están al alcance de todos.

A mi, quede claro, me horrorizan los deberes. Con las horas que los niños pasan en la escuela creo que debería ser suficiente para que aprendieran los contenidos oficiales. Si eso falla, que falla, es que falla el sistema. Pero eso es otro tema.

La realidad es que muchas veces es gracias a que los padres se implican los niños aprenden lo que les enseñan en la escuela. Si no estudiaran en casa y no hicieran deberes quizá no llegarían. No me gusta, pero es la realidad, y revela que el aprendizaje académico en la escuela muchas veces falla, sobre todo cuando veo que los niños educados en casa aprenden lo mismo con la mitad de tiempo.

La palabra “empoderamiento”, que suele usarse en otros ámbitos, aunque soy consciente de que en español no existe, es una palabra que creo que debería existir en castellano. Es muy potente. Hacerte dueño, tener el poder de lo que te pertenece. Y creo que en educación es crucial empoderarse de la educación de los hijos.

¿Qué pueden enseñarle los padres a los hijos?

Hay muchos temas en los que la familia puede ayudar a complementar la educación escolar de sus hijos, convirtiéndose incluso en la fuente principal de conocimiento.

Lo primero, es que hay que decidir ser activos educadores de los niños y no pretender que el conocimiento se lo proporcione solamente el colegio. Tomada esa decisión cada familia tiene que valorar sus carencias y sus puntos fuertes, mejorando en lo que necesite mejorar y ofreciendo a los niños un intenso acercamiento a los temas que sus padres dominan y aman.

Tener una vida cultural amplia es importante, pues los niños aprenden, sobre todo, de lo que ven. Si los padres leen, acuden a actividades culturales y están siempre deseosos de aprender cosas nuevas, ellos lo asumirán como normal y deseable.

Pero si los padres se limitan a ver espectáculos de mala calidad y nunca se interesan por aprender cosas nuevas, poco podrán enseñar a sus hijos ya que no enseñan, siquiera, la motivación y el placer por aprender. Hay cosas que los niños necesitan hacer y cosas que podemos enseñarles nosotros, todo es implicarse de verdad en su educación y crecimiento personal.

Si la pasión y la curiosidad se transmiten, igualmente es importante el contenido, aunque el contenido es variable y hay tantas cosas que aprender que podemos relajarnos y dejar que el interés del niño o nuestros propios intereses nos vayan conduciendo.

En el ámbito familiar, hoy en día, se disponen de recursos educativos casi infinitos a nuestra disposición y no hay que temer hacerlos parte de nuestras vidas, compartirlos con los niños y dedicarles a ellos parte de nuestro tiempo de ocio en familia.

Por un lado tenemos libros a precios asequibles, magníficas bibliotecas y seguro que amigos con más libros con los que complementar los nuestros. Muchas películas de calidad y documentales incluso en la televisión en abierto, sin coste adicional, son otro de los elementos que podemos incluir en nuestro plan educativo familiar, comentándolos y ampliando los temas tratados.

Internet es una maravillosa fuente de conocimientos disponibles inmediatamente, y su uso y el necesario discernimiento de que informaciones son rigurosas y cuales no ya supone un conocimiento imprescindible en el que podemos ser educadores de nuestros hijos. Ante cualquier tema de conversación de su interés podemos buscar con ellos datos, vídeos y páginas especializadas, existiendo muchas magníficas sobre toda clase de temas y muchas realizadas por instituciones científicas y culturales de gran fiabilidad.

Además, por supuesto, la conversación y las actividades de la vida diaria nos ofrecen miles de oportunidades para completar el aprendizaje de nuestros hijos haciéndoles colaborar en la compra diaria, la cocina, la organización del hogar y su cuidado e incluso explicando, a su nivel, las finanzas familiares. Y programar visitas a museos, centros de interpretación y sitios arqueológicos o monumentos, preparando con ellos los contenidos, es otra oportunidad magnífica de complementar su formación de forma activa y placentera.

Para terminar tampoco hay que olvidar las oportunidades que nos ofrece la Naturaleza: campos, bosques, playas, mar, montañas y parques naturales son lugares donde se puede aprender muchísima más zoología, botánica y geología que en ningún aula.

Con esto os hago una invitación y os dejo algunas ideas para que los padres puedan enseñar muchas cosas a sus hijos complementando al colegio, seguro que vosotros también tenéis mucho que compartir y podemos ir analizando pormenorizadamente cada ambiente educativo familiar.

En Bebés y más | Casi todo lo que aprenden los niños lo aprenden en casa, En las vacaciones se aprende tanto (o más) que en el colegio, El desarrollo intelectual en el hogar: estimulación táctil, El desarrollo intelectual en el hogar: la estimulación músical

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios