Compartir
Publicidad

¿Son seguros los autocares escolares?

¿Son seguros los autocares escolares?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Paralizada por la noticia del fallecimiento de una niña de año y medio en Madrid atropellada por el autobús del colegio me pregunto, y os pregunto, si son suficientemente seguros los autocares escolares.

Cuando mi hijo era pequeño la verdad es que no me sentía nada segura con este servicio y no lo usé, pues consideraba que no me daba bastantes garantías, aunque lo realizaba una empresa prestigiosa.

Yo no confío en la seguridad del trasporte escolar

En aquel momento no era obligatorio que usaran cinturón y no lo llevaban, lo que ya, de por si, me parecía una barbaridad ya que yo, a mi hijo siempre le ponía en su sillita, incluso si viajaba en taxi.

El simple hecho de que el colegio me dijera que por no ser obligatorio no lo contrataban (debía ser más barato un autocar de modelo antiguo sin cinturones) me hacía pensar que valoraban poco la seguridad de mi hijo.

La actual normativa sigue sin exigir el uso de cinturón de seguridad en los autocares escolares, os hablaré de ellas, pues me parece que siguen siendo claramente insuficientes. La única opción es presionar al colegio para que use un servicio que lo incluya y que exista suficiente personal para que vigile que los niños lo utilicen correctamente.

Además, a la hora de subir al autocar, los niños estaban en fila y cuidados por una sola persona, lo que no me daba tranquilidad de ninguna manera. Pueden existir accidentes y es imposible controlar a los niños pequeños, que no tienen conocimiento de los riesgos, pero una sola persona para tantos niños me parecía insuficiente.

Bastante complicado es a veces vigilar a dos o tres hijos pequeños, que no me podía creer que una maestra tuviera superpoderes para evitar que alguno hiciera una trastada y se pusiera en un sitio peligroso.

Para terminar, al menos una vez en mi colegio y otras muchas me lo contaban madres de otros centros, sucedía que un niño pequeño se quedaba dormido en el autocar por la mañana y aparecía, a las horas, en las cocheras de la empresa de transporte. ¿Os ha pasado a vosotros o a algún niño que conozcáis?

Es decir, la cuidadora no contaba adecuadamente a los niños cuando llegaban al centro, con el consiguiente riesgo. Puede que sea un error humano, pero tratándose de niños creo que deben existir medidas de control sencillas que eviten este tipo de errores evitables.

La normativa de seguridad de los autocares escolares

Mis impresiones de la escasa seguridad del trasporte escolar creo que no son infundadas una vez he repasado la normativa vigente sobre este tema. Mi conclusión es que es completamente insuficiente y pone en riesgo a los niños.

Primero y grave. Los cinturones de seguridad siguen sin ser obligatorios. Es cierto que cualquier autocar matriculado después del 2006 debe llevarlos incorporados pero los vehículos de transporte escolar deben tener, como máximo, una antigüedad de 16 años y de 10 a lo sumo si no se dedicaban antes a esta actividad. Es decir, dependerá del colegio y de la presión de los padres que se use o no un autocar con los cinturones incorporados.

Otra cuestión es la normativa sobre la atención y cuidado de los niños en el autocar, y uso conscientemente la palabra atención y cuidado y no vigilancia, pues creo que hay que tener ese enfoque, igual que cuando hablamos de comedores.

Por lo que he averiguado la exigencia de un cuidador es unicamente obligatoria si más de la mitad de los niños tiene menos de 12 años. Aunque es verdad que no conozco ningúna "ruta" sin cuidador, sigue pareciéndome insuficiente una sola persona para vigilar que tantos niños viajen seguros y se aten bien los cinturones.

Muchos accidentes son atropellos y caídas al subir y bajar del autocar, por lo que creo que lo necesario sería que el personal fuera suficiente para que ningún niño quedara sin supervisión en esos momentos tan delicados.

Las otras normas, como el pavimento antideslizante, las mamparas de seguridad, la limitación de velocidad (que debería ser mayor en mi opinión), las ventanas y el funcionamiento de las puertas parecen aceptables, pero mientras no se aumente el número de cuidadores adultos tanto al subir y bajar como dentro del transporte, mientras no se limite la velocidad y se haga obligatorio el uso de medidas de retención creo que los autocares escolares seguirán siendo inseguros.

Se que hay accidentes que no se pueden evitar y, en el caso concreto que me ha hecho hacerme esta reflexión, el atropello mortal de un bebé, desconozco los detalles, pero sigo pensando que es preciso mejorar la seguridad de los autocares escolares para que este tipo de accidentes sean imposibles.

En Bebés y más | Por fin la primera silla de seguridad infantil para los autobuses, Cinturón de seguridad para niños, también en los autobuses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos