Compartir
Publicidad

"Ni los castigos ni las notas son necesarios". Entrevista a Patricia Vidal Calduch

"Ni los castigos ni las notas son necesarios". Entrevista a Patricia Vidal Calduch
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Terminamos hoy nuestra entrevista a la maestra Patricia Vidal Calduch, creadora de la escuela activa Espacio para Crecer que nos hablará hoy de la adaptación de la escuela ideal a los requerimientos y necesidades de los niños del SXXI.

¿Qué ofrecen las nuevas tecnologías al aprendizaje?

Las nuevas tecnologías nos proveen ahora de una oportunidad para promover cambios de escala global en el aprendizaje y la educación.

Las tecnologías digitales pueden permitir a los niños volverse aprendices activos e independientes, tomando a su cargo el propio aprendizaje a través de la exploración directa, la expresión y la experiencia.

La conectividad global puede hacer realidad nuevas comunidades de construcción del saber, en los cuales niños de todo el mundo ( y los adultos), colaboren en proyectos y aprendan unos de otros. La pasión por aprender característica de los niños puede continuar gracias a la forma individualizada , pueden encontrar todo aquello que les interesa y que puede darles la felicidad interna que ellos necesitan.

¿Habría que diseñar fórmulas escolares mucho más flexibles?

Los niños necesitan moverse, jugar libremente, explorar en espacios seguros y creativos con acompañantes que los respeten y confíen en ellos. Los niños estudian y aprenden solos, pero si disponen de un entorno tranquilo, lleno de estímulos: espacios para jugar, experimentar, leer, equivocarse, conversar, comunicar sus inquietudes, expresar sus sentimientos, aprender a través de sus propias experiencias.

Los niños pasan muchísimas horas lectivas sentados en los que no se hace más que procesar palabras que se extraen de los libros, y se trabajan .

Cuando realmente un niño aprende algo es siendo feliz, emocionándose, estando motivado y haciendo las cosas. Los niños aprenden cuando tienen la libertad de poder dedicarse a sus intereses, y no sentados tantas horas en sus pupitres y teniéndoles escribiendo cosas que no les interesan, cuando pueden hacer preguntas que les surgen del interior, cuando pueden estar con personas de todas las edades y también solos aprenden.

¿Se acabaron los pupitres y las fichas?

Pienso que es antinatural que las escuelas sometan ya a los niños desde edades muy tempranas a estar muchas horas sentados en una silla y con actividades dirigidas.

No están biológicamente preparados para pasar varias horas sentados aprendiendo cosas de manera repetitiva. Haciendo fichas absurdas y aburridas. Los niños necesitan jugar, correr, explorar, estar en contacto con la naturaleza ( tierra, agua..), mancharse, investigar.

Además a través del juego los niños practican las destrezas necesarias para el futuro, conocen el mundo, expresan sus emociones, se relacionan con los demás, desarrollan habilidades psicomotrices, incrementan su creatividad.

¿Es Espacio para Crecer un lugar donde sucede esto que nos explicas?

Si. Yo lo vivo cada día en nuestro espacio, como el movimiento y el juego, y esas experiencias reales y directas hacen que los niños estén aprendiendo constantemente.

Hay infinidad de escuelas que fincan su éxito en la prisa. Tienen mucha prisa en precipitar la madurez y el aprendizaje. Lo que se consigue, es que el niño memorice más y mejor, pero no comprende lo que memoriza y que es en tantos casos un aprendizaje inútil.

¿Colegios sin castigos y sin notas?

No son necesarios ni los castigos ni las notas para que los niños aprendan.

Lo que se necesita realmente es un acompañamiento y un respeto sin juicios, ni premios, ni castigos para favorecer así la seguridad. la autonomía y creatividad de los niños.

Desde edades tempranas se recompensa a los niños con premios, a menudo artificiales, para motivarles a que continúen actuando de determinada manera. A los niños no se les da la oportunidad de descubrir lo que a ellos les gusta, lo que impulsa a su entusiasmo a comprometerse por completo.

A lo niños hay que dejarles que se equivoquen, pues forma parte del proceso y no penalizar el error. No hay una forma correcta y concreta de hacer las cosas , se puede llegar por distintos caminos.

Otro aspecto que creo que no es necesario son los exámenes y notas, conforme están planteados. La educación enseña a los adolescentes a pasar exámenes, no a pensar por sí mismos. En un examen no se mide la comprensión, se mide la capacidad de repetir. Los exámenes no aportan nada a los niños. El niño siente miedo, ansiedad, aburrimiento, apatía.

No tienen que ver con sus necesidades, los convierten en estadísticas, les ponen etiquetas, y los estresan. Lo que verdaderamente necesitamos es una educación holística ( integral). Hay que tener en cuenta que la persona no es solo razón.

Hay que crear entornos que apoyen a los niños, que tengan la libertad para expresarse y la responsabilidad de su propio aprendizaje, sin amenazas, donde el interés, y no la obligación les incite a aprender y atender, donde dispongan de la responsabilidad de su propio aprendizaje y de la libertad que surge de forma natural con esa responsabilidad.

Pero creo que al sistema le conviene que uno no esté en contacto consigo mismo, y que piense por sí mismo. Se le tiene mucho miedo a que la gente tenga voz y conciencia.

¿La escuela respeta la diversidad de estilos de aprendizaje?

La escuela tradicional en absoluto. Las escuelas enseñan a los niños procedimientos estandarizados. Todos tienen que hacer lo mismo, en el mismo momento y todos deben obtener el mismo resultado.

Es imposible que se respeten los ritmos y la diversidad de estilos de aprendizaje cuando hay en las aulas 25 alumnos a cargo de un adulto. En la escuela no se tienen en cuenta ni las inteligencias múltiples ni los diferentes estilos de aprendizaje.

¿En que debe mejorar el sistema para atender a los niños con TDAH?

Debería haber un cambio radical. La escuela no está adaptada a la mayoría de las necesidades y ritmos de los niños.

Y como cada vez empiezan antes la escolarización, pues son diagnosticados a edades muy tempranas. La escuela debería comprender la diversidad de los alumnos en cuanto a su capacidad para aprender. Tendría que ser capaz de conocer a sus alumnos en su individualidad. Debería valorar y potenciar los aspectos menos cognitivos del aprendizaje, el deporte, la creatividad, el arte, la persona. Dar una atención no sólo centrada en el plano académico sino también en el plano emocional de los niños.

Estos niños que son diagnosticados porque no encajan en el sistema, que les cuesta seguir las clases porque se aburren y no prestan atención, si pueden estar atentos y concentrados cuando practican algún deporte, cantan, bailan, o se dedican a algo que les interesa. Entonces si que se centran, sacan lo mejor de sí mismos y están motivados.

¿En que debe mejorar el sistema para atender a los niños con Altas Capacidades? El sistema es incapaz de atender las necesidades de los niños con Altas Capacidades y ayudarlos a desarrollar su potencial. Necesitan una atención adecuada a sus ritmos de aprendizaje, y esto no significa llevarlos a un aula especial o mandarles más tarea, sino ponerles a su alcance todo lo que necesitan para desarrollarse tal y como se lo pide su propio cuerpo y mente.

¿Se pueden adaptar las metodologías alternativas a la escuela tradicional?

Pueden fusionarse pero creo que no puede haber una adaptación en sí. Una escuela tradicional que imponga horarios y espacios puede acoger metodologías alternativas, pero se quedarán en simples actividades o proyectos sin llegar a ser significativos y relevantes para el alumno. No pueden ser metodologías alternativas integrales, pues existen muchos factores que la limitarían.

La propia escuela tradicional tendría que transformarse en algo que no es, empezando física y estructuralmente, para poder adaptar este tipo de metodologías.

Pueden convivir bajo un mismo techo pero nunca podrán integrarse y adaptarse a la misma forma de ver el aprendizaje. Otro tipo de escuela abierta y flexible que creciera sobre los cimientos de la obsoleta tradicional, sí que podría comenzar el camino del aprendizaje vivencial y experimental.

Aunque cada vez hay más familias, escuelas y educadores con ganas de cambiar las cosas desde el corazón, y comprometidas con una educación respetuosa, y ese es el camino para conseguir un desarrollo personal equilibrado y una sociedad más consciente en todos sus ámbitos.

Terminamos la entrevista a la maestra Patricia Vidal sobre la escuela ideal y seguiremos profundizando en este y otros aspectos del sistema educativo y escolar en próximas conversaciones con expertos.

Más información | Espacio para Crecer En Bebés y más | Propuestas para cambiar la Educación: la conciencia del propio poder, Propuestas para cambiar la Educación: educar emprendedores, Propuestas para cambiar la Educación: aprender sin fichas , Propuestas para cambiar la Educación: no usar libros de texto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos