Compartir
Publicidad

Cómo saber si nuestro hijo necesita apoyo en la escuela

Cómo saber si nuestro hijo necesita apoyo en la escuela
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces ocurre que tenemos miedo sobre si a nuestro hijo le irán las cosas bien en el colegio y si entenderá todo lo que se le explica. Pensamos que tal vez necesite algún tipo de refuerzo extra ya que, al compararlo con otros niños de su misma edad notamos que no hace las mismas cosas.

Siguiendo nuestro especial de la vuelta al cole, vamos a intentar dar algunas pautas para cómo saber si nuestro hijo necesita apoyo en la escuela para alcanzar los objetivos marcados por sus profesores.

Lo más importante de todo, y que hay que tener siempre en cuenta, es que los pequeños disfrutan aprendiendo. A medida que van creciendo, van descubriendo multitud de cosas de su entorno que, a través del juego y después de experimentar, les van haciendo adquirir multitud de conocimientos que les servirán a lo largo de toda su vida.

Pero ocurre a veces que a nuestro hijo, por el motivo que sea, le cuesta un poco más de lo habitual realizar este aprendizaje que para otros es algo más sencillo, siendo necesario que tenga una atención más específica e individualizada para el desarrollo óptimo de sus capacidades.

Las Necesidades Educativas Especiales

Hay que aclarar, en primer lugar, a qué nos referimos cuando un niño requiere Necesidades Educativas Especiales (N.E.E.). Éstas se refieren a que existe algún tipo de déficit (bien sea físico, sensorial, intelectual, emocional, social o combinación de ellas) que afecta al aprendizaje del niño, por lo que se necesitarán medios especiales para que el pequeño pueda acceder a los objetivos marcados por el colegio.

Es decir, el niño tendrá una adaptación curricular que hará que el aprendizaje sea lo más adecuado y eficaz posible. Estas N.E.E. pueden ser temporales o permanentes, y buscan la integración escolar del niño con dificultades de aprendizaje.

En definitiva, cuando hablamos de N.E.E. estamos diciendo que, si bien todos los niños y niñas necesitan ciertas ayudas individuales para lograr alcanzar el currículm (los objetivos académicos) de la escuela, alguno de ellos necesitan otro tipo de ayudas menos comunes.

¿Por qué mi hijo puede ser de N.E.E.?

No se puede decir que un niño requiere N.E.E. por una única causa, ya que casi siempre influyen varios factores en una misma alteración. Si bien es cierto, que se diferencian tres agentes principales:

  • Personales: aquí entrarían todas las causas que tengan que ver con algún tipo de deficiencia mental, sensorial, física...
  • Escolares: donde nos encontramos factores como el ignorar el ritmo de aprendizaje del niño, plantear objetivos inadecuados, metodología por parte del profesor inadecuada, excesivo número de alumnos por aula...
  • Sociales: donde entrarían las deficiencias de aprendizaje de hábitos sociales y personales, desequilibrios afectivo-emocionales, nivel sociocultural de la familia...

Como podéis comprobar, existen múltiples factores que influyen en que un niño pueda presentar, o no, N.E.E.; por eso, es muy importante que tanto maestros como la familia del pequeño esté atento a su evolución, con la finalidad de detectar lo más tempranamente este tipo de problemas y poder actuar en consecuencia lo más rápidamente posible.

¿Cómo puedo saber si mi hijo es de N.E.E.?

Desde hace un tiempo se han ido aportando varios recursos de apoyo y orientación con el fin de ayudar a la comunidad escolar. Son los llamados Equipos Multidisciplinares, que se encargan (entre otras cosas) de llevar a cabo la orientación terapéutica de cada niño y de determinar las necesidades, aptitudes y posibilidades de recuperación del pequeño, así como el seguimiento y la revisión del mismo.

Estos Equipos Multidisciplinares llevarán a cabo unos apoyos que comprenderán fundamentalmente:

  • Valoración y Orientación educativa: los profesionales que llevarán a cabo esta misión serán pedagogos, psicólogos, médicos... y se encargarán principalmente de la prevención y detección temprana de los casos de N.E.E., valoraciones de estos niños y el desarrollo de Programas de Desarrollo Individual (es decir, el plan de trabajo que se vea más conveniente para el niño o niña con N.E.E., así como los apoyos y atenciones que requiera) con la participación de padres y profesores.
  • Refuerzo pedagógico: serán los maestros especializados en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje quienes ayuden tanto a los profesores como al niño en integración y sus familias a llevar a cabo las adaptaciones curriculares establecidas
  • Tratamientos y atenciones especializadas: dependerán de las características y necesidades de cada alumno, y se refieren a tratamientos específicos de logopedia, fisioterapia, psicoterapia, psicomotricidad...

Por otro lado, también nos ayudarán a determinar si nuestro hijo requiere N.E.E. los Equipos de Orientación y Apoyo, que darán apoyo y asesoramiento a las escuelas infantiles y colegios sobre la intervención educativa sobre los alumnos con N.E.E..

Conclusión

Es importantísimo detectar dificultades de base que puedan perjudicar a una correcta adquisición y consolidación de los conocimientos adquiridos en la infancia. Por ejemplo, si nuestro hijo no adquiere correctamente los conceptos "derecha-izquierda", probablemente tenga muchas dificultades más adelante a la hora de leer y/o escribir.

Por eso es vital que ante la mínima duda o sospecha por nuestra parte se la hagamos llegar al tutor con el fin de que, si lo ve conveniente, solicite una valoración de los equipos de orientación, quienes serán los que nos dictaminen si requiere algún tipo de apoyo.

Así, ante la pregunta de cómo saber si nuestro hijo necesita apoyo en la escuela, la respuesta no es una sóla, ya que hay varios factores que influyen en la toma de esta decisión. No obstante, en cualquier caso, es muy importante la implicación de la familia como de los profesores que están con nuestros hijos.

Foto | woodleywonderworks en Flickr En Bebés y más | Guía para padres de niños con necesidades especiales, ¿Pueden los niños con necesidades especiales ser bilingües?, La importancia del juego en el lenguaje de nuestros hijos, ¿Deberían los niños empezar a leer y escribir a los seis años?.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos