Síguenos

cortar el pelo.jpg

Alrededor de los dos años, el miedo aparece en la vida del niño en diversas formas. Desde los miedos nocturnos hasta miedo a que se escurra el agua de la bañera por el desagüe (sí, ¡es cierto!), a los ruidos fuertes, a los desconocidos… y también a cortarse el pelo.

No dejan de tener algo de razón, alguien que se acerca a tu cabeza armado de unas tijeras no da muy buenas sensaciones. El miedo a cortarse el pelo es un miedo curioso, pero bastante común en los niños.

Para intentar esfumar ese miedo podemos comenzar por cortar un mechón de pelo a un muñeco o incluso dejar que nos corten a nosotros un pequeño mechón de pelo para que vean que no duele. Eso sí, dejar claro que no debe ir por ahí cortando mechones a amiguitos a diestra y siniestra.

Para algunos niños, cortarles el pelo en casa puede ayudar a que se sientan más en confianza y tengan menos temor. En cambio, hay otros que en casa parecen unas fieras y en la peluquería se quedan quietecitos como unos gatitos mientras le cortan el pelo.

Si no es el caso, podemos llevarle un juguete o sentarlos en nuestras rodillas para que se sientan más seguros.

A lo mejor podríamos intentar cambiar el término “cortar” el pelo (siempre les decimos que cortar hace daño) por “arreglar” o “cambiar” el pelo.

En Bebés y más | Cortar el cabello a tu bebé
En Bebés y más | El pelo del bebé

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario