Sigue a

niña

Hace tiempo que no hablo de mi bebé porque estaba esperando el momento de anunciarles que camina, pero ese momento se está retrasando más de lo previsto ya que está a punto de cumplir los 15 meses y todavía no camina sola.

Ha gateado a los siete meses y se ha comenzado a poner de pie entre los 9 y los 10 meses, lo que me hizo pensar que caminaría alrededor del año, pero según parece Victoria es tan mimosa que prefiere de momento ser trasladada a todos lados en brazos.

Un par de pasitos sí que da, pero lo típico, de la mesa al sofá y de papá a mamá. Se pega una carrerita de tres o a los sumo cuatro pasitos cuando alguno de nosotros la espera con los brazos abierto, pero si le jugamos la trampita de ir alejándonos para estirar la caminata, enseguida se tira al suelo.

Es curioso, porque cuando le hacemos toda la fiesta para que camine se hace rogar, pero cuando no le hacemos ni caso de repente se da sus pequeños paseos como quien no quiere la cosa. Creo que el asunto le divierte en la medida en que estemos encima de ella.

¿Si me preocupa que sea tan tardona para caminar? En absoluto, primero, porque aunque no tiene necesariamente un componente genético, yo misma empecé a caminar a los 15 meses, es decir que la vagancia viene en los genes. Y segundo, y lo más importante, es que como he dicho varias veces cada niño evoluciona a su propio ritmo y tiene su propia maduración.

No debemos preocuparnos si el bebé de unos amigos camina por toda la casa con 10 meses y el nuestro con casi 15 apenas va del sillón a la mesa.

Si nos ponemos a comparar, el bebé de Elda que acaba de cumplir un año, está en la misma fase que Victoria con tres meses menos, pero las comparaciones en estos casos no son lo que importa.

Recordarán que para su cumpleaños le regalamos a mi bebé un correpasillos andador. Le encanta y lo usa para explorar toda la casa, pero se ve que todavía no se siente segura para caminar sin apoyo.

También hacemos algunos ejercicios para estimularla como enseñarle un juguete que le guste, o apoyarle una mano en la espalda, pero todavía no se suelta la mano.

Mi marido quiere por todos lo medios que “se largue” pero yo pienso que en estas cuestiones las prisas no son buenas. Cuando se sienta confiada en su propio equilibrio ya se largará solita. De todos modos, es cuestión de días que comience a dar sus primeros pasitos sola.

Y por otro lado, Victoria es bastante terremoto, así que tampoco está tan mal que se retrase el momento en que campe a sus anchas por todos lados (jeje, es broma).

Prometo imágenes para cuando se produzca el gran acontecimiento.

En Bebés y más | Aprender a andar
En Bebés y más | Ejercicios para bebés que le ayudan a aprender a caminar
En Bebés y más | Mi bebé está aprendiendo a caminar
En Bebés y más | No apresures a tu hijo, cada niño tiene su propio ritmo

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario