Sigue a Bebesymas

sobreprotecion.JPG

Hace unos meses en el post Trastornos de personalidad en los niños como consecuencia de la permisividad y la sobreprotección, dábamos a conocer una interesante explicación sobre algunas de las causas que provocan diversos trastornos de personalidad en los niños y que, salvo aquellas causas de origen genético o daño cerebral entre otros problemas, la mayoría de los casos se encontraban relacionados con el entorno y la educación recibida.

Una nueva investigación elaborada por un grupo de expertos de la Universidad de Illinois (EE. UU) pone de manifiesto que los niveles de protección que emplean los padres se encuentran relacionados con la madurez de los niños, es decir, a menor protección sobre las emociones negativas que sufren los niños, adquieren mayor madurez. El estudio ha sido elaborado con niños de cuatro y cinco años y sus respectivos padres, se realizaron dos experimentos distintos, el primero pretendía medir el nivel de comprensión emocional que mostraban los niños mediante historias simples que podían reflejar distintas emociones.

En el segundo experimento a la mitad de los niños se les proporcionó un juguete, cada uno de ellos debía jugar con otro niño que no tenía juguete, durante 20 minutos se observaron las reacciones de los pequeños y su forma de actuar ante una situación que presentaba un recurso limitado. Seguramente se darían todo tipo de situaciones, algunos niños compartirían el juguete, otros no, algunos intentarían quitarle el juguete a sus compañeros, etc.

El caso es que los resultados muestran que los niños que gozan de sobreprotección, no afrontan las situaciones negativas con mucha comprensión y capacidad, en cambio, los niños con menos sobreprotección eran más maduros para resolver la situación conflictiva creada por el juguete.

Los padres tienen un papel fundamental en el aprendizaje emocional de sus hijos, las emociones negativas son necesarias, es decir, es necesario que los niños sean quienes las resuelvan, la intervención de los padres a favor de los hijos ante una disputa entre dos pequeños, por ejemplo, no es algo recomendable y no hace crecer emocionalmente y socialmente al niño. Los investigadores se plantean ahora realizar un estudio en el que se observe la conducta de los padres en compañía de sus hijos.

Los datos del estudio han sido reflejados en un artículo de la revista Child Development.

Vía | Buena Salud
Más información | Child Development
En Bebés y más | Trastornos de personalidad en los niños como consecuencia de la permisividad y la sobreprotección
En bebés y más | Padres todopoderosos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario