Compartir
Publicidad

¿Es el método Estivill adecuado para niños de más de tres años?‏

¿Es el método Estivill adecuado para niños de más de tres años?‏
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os explicamos que el método Estivill, el que enseña a los niños a no llamar a los padres por la noche a base de dejarles llorar con una tabla de tiempos, no era adecuado para niños menores de tres años.

No es que nosotros lo dijéramos, y eso que hace años que lo decimos, sino que es el mismo Estivill quien lo afirma. Sin embargo, al decir que no es adecuado para niños menores de tres años está diciendo que es a partir de los tres años cuando se debe aplicar. Muchos lectores quisieron hablar de esto porque si con un bebé de pocos meses tiene poco sentido, con un niño de tres años parece aún más surrealista, así que hoy vamos a tratar este tema: ¿Es el método Estivill adecuado para niños de más de tres años?

Cuando aún no caminan puede hacerse

En el libro “Duérmete niño” del autor, los padres debían empezar a enseñar a su hijo a no quejarse de noche a partir de los seis meses. Está claro que es una edad muy temprana para hacer algo así a un bebé, pero está claro ahora que el autor así lo ha afirmado, porque hace dos semanas era lo más normal del mundo para muchos padres que habían practicado el método (e incluso para personas que no lo habían hecho).

En ese momento el método podía hacerse porque los bebés de seis meses lo más que hacen es girarse. No se levantan, no pueden ponerse de pie ni salir de la cuna, así que además de llorar poco más pueden hacer. Papá y mamá entran, le dicen al bebé que le quiere mucho, le dicen que lo hacen por su bien (no especifico por el bien de quién) y se van hasta que vuelva a tocar entrar.

¿Tiene sentido cuando los niños ya caminan, saltan y no duermen tras las rejas?

Ahora bien, como ahora dice Estivill que su método es sólo para niños mayores de tres años, cabe preguntarnos si tiene sentido hacer un método así con niños que caminan, corren, saltan y que ya no duermen tras las rejas de una cuna, sino en una cama. Vamos, que cuando los padres acuden a la habitación para calmar al niño no tienen que acercarse a la cama, sino abrir la puerta con cuidadito para no darle al niño, que seguro que está de pie tratando de abrirla.

Si antes no era insomnio, ahora tampoco

Estivill siempre ha dicho que su método es para solucionar un problema llamado insomnio infantil, un diagnóstico dudoso que adquiere su máxima expresión cuando explica, hace unos días, que es para tratar a los niños que, con más de tres años, padecen insomnio infantil por hábitos incorrectos. Volved a leer las últimas palabras, por favor, porque uno no sabe si llorar o reír.

Insomnio infantil por hábitos incorrectos es como llamar técnica en prevención de alergias a la señora de la limpieza o decorador al pintor de brocha gorda (con todos los respetos). Insomnio infantil por hábitos incorrectos es la manera fina de decir que tu hijo no duerme en su cama toda la noche porque tiene el hábito de estar mejor con sus padres, o que sufre tal inseguridad que llama varias veces por la noche a mamá y papá para que vayan calmando su ansiedad.

Entonces el método no consiste en ayudar al niño a que tenga menos miedo o a echarle una mano para que se sienta más seguro, sino en enseñarle que esto de levantarse y de llamar a papá y mamá se ha acabado. Que, tenga miedo o no, pueda o no conciliar el sueño, sus padres han decidido que se espabile solo de noche.

Vamos, que de tratamiento no tiene nada, es simplemente un condicionamiento más, un abandono más del niño, llevado a cabo para que con el tiempo deje de llamar a sus padres (acostumbrado a ver que nunca vienen, pronto dejará de llamar, claro).

Si el insomnio infantil fuera una enfermedad verdaderamente, un desajuste, un problema físico, habría que ofrecer a ese niño un tratamiento y un seguimiento de verdad, como el que se hace con los adultos. A los mayores que acuden al médico porque no pueden dormir se les ofrece unas pautas e incluso una medicación o tratamiento mediante otras sustancias para que puedan conciliar el sueño y descansar. Hasta la fecha creo que nadie les ha dicho que “paso de ti y de tu insomnio”, porque ni sería respetuoso ni sería efectivo.

Entonces, viendo que el pasar de un niño sí es efectivo para que deje de llamar, el problema no es insomnio, como digo, sino que el niño llame a sus padres. La pregunta pues es si con tres años un niño está capacitado para ir a la cama, cerrar los ojos y dormir toda la noche con la seguridad de que no le va a pasar nada. Bien, la respuesta es afirmativa en muchos casos, pero es negativa en muchos otros.

Cada niño tiene un ritmo y, de igual manera que unos caminan solos cuando tienen doce meses y otros lo hacen con dieciocho, unos duermen bien con dos años y otros lo hacen con cinco. Nadie dice a unos padres que su niño de 14 meses que no camina padece impotencia motora de extremidades inferiores, sino que les dicen que “tranquilos, ya andará”. Pues bien, los padres de un niño de tres años que aún necesita a sus padres por la noche no deberían recibir el mensaje de que padece insomnio infantil por hábitos incorrectos, sino un “tranquilos, seguid así, que ya dormirá solo”.

Un vídeo que lo dice todo

Quizás ya conozcáis este vídeo, porque lo dice todo. El señor Estivill acude a un domicilio para aplicar su método a un niño mayor cuyo problema es que no sabe dormirse solo, que es un problemón porque ¿qué pasaría si mañana sus padres tienen un accidente y el niño se queda huérfano? Pues eso deben pensar los padres, por si acaso hay que ir solucionándolo ya (siento la ironía en forma de crónica negra, pero es que manda eggs).

Como veis no hay cuna, así que en su ausencia, y para que la separación no sea una fría puerta, han decidido poner una valla de madera. Al fin y al cabo da igual, es una barrera insalvable para el niño y el tratamiento a su “insomnio” es encerrarle en un cuarto del que no puede salir para que se duerma por las malas.

¿Es un método adecuado para niños de tres años? Creo que más claro… blanco y en botella.

Foto | ABC
Vídeo | YouTube
En Bebés y más | El nefasto método de Supernnany para dormir a los niños, Crítica a las primeras 40 páginas de “Pediatría con sentido común” (I) y (II), Los fetos ya duermen solos antes de nacer y muchos padres les ayudamos a desaprenderlo, dice Estivill

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos