Sigue a

tamaño-cerebros-3-años

La atención, el cuidado y la dedicación de una madre hacia su hijo es tan importante que es capaz de modificar su estructura cerebral. Ya hemos sabido que el amor materno mejora el cerebro del niño aumentando su tamaño, y ahora podemos ver esta impactante imagen como prueba.

La foto que podemos ver arriba es de los cerebros de dos niños de tres años, ¿cuál es la diferencia entre estos dos cerebros? El amor de la madre. El cerebro de la izquierda es de un niño que ha sido amado y cuya madre ha cubierto todas sus necesidades emocionales, mientras que el de la derecha es de un niño que ha sido ignorado y cuyas necesidades no han sido atendidas.

Además de que el cerebro de la izquierda es más grande que el de la derecha, éste carece de algunas áreas fundamentales presentes en la imagen a la izquierda, lo cual hará que el niño desarrolle menos capacidades, sea menos capaz de empatizar con los demás, y más propenso a las adicciones, a la violencia y a desarrollar serios problemas mentales y de salud.

La explicación a por qué un cerebro se desarrolla plenamente y el otro no es el trato que ha recibido de su madre en los primeros años de vida, una etapa fundamental para el desarrollo de la personalidad, y también para la gestión de las habilidades sociales y emocionales a largo plazo.

Eduard Punset es uno de los científicos que defienden hace tiempo la teoría de que el cerebro del bebé se va moldeando según las experiencias que va viviendo y de acuerdo a cómo es capaz de gestionar las situaciones de estrés a las que es sometido, por que el bebé también sufre estrés.

La diferencia de tamaño entre estos dos cerebros es lo suficientemente elocuente como para plantearse la crianza que se le dará a un hijo.

Un trato adecuado hacia el bebé, mimándolo, protegiéndolo, atendiendo siempre su llanto, velando por sus necesidades y confortándolo, lejos de malacostumbrarlo, tiene un impacto fundamental en su cerebro y desde luego, en su desarrollo.

Vía | Daily Mail
En Bebés y más | Documental: El cerebro del bebé por Eduardo Punset (1), (2) y (3)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios