Sigue a Bebesymas

bebe7meses

El bebé a los siete meses, se ha convertido en un pequeño duende lleno de energía y capaz de hacer cosas que hace unas semanas, nos hubieran parecido impensables. Y es que avanza en su desarrollo físico, comunicativo e intelectual a gran velocidad.

Con seis meses cumplidos sería un buen momento adecuado para considerar introducir alimentos si no se han hecho ya algunos pasos previos. Hasta ahora se aconsejaba introducir el gluten a los siete meses, pero las más modernas corrientes indican que es mejor hacer pequeñas pruebas antes y hacerlo cuando el niño no haya sido destetado.

Además, el pequeño realizará muchos gestos y movimientos por si mismos, empezando el descubrimiento de su entorno por si mismo, manteniéndose muchos de ellos ya sentados sin caerse de lado e incluso reptando por el suelo.

Todo esto, unido a hacia los siete meses de vida el bebé entra en un momento clave para su desarrollo verbal, hacen de esta etapa algo irrepetible y mágico.

Desarrollo social y emocional

El bebé de siete meses está deseando que le hablemos y nos comuniquemos con él. Es importante mantener un diálogo continuo con el pequeño, para hacer más intensa nuestra relación con él, y más cariñosa, además de ayudarle a adquirir mejor el lenguaje.

Le encantará imitar nuestros gestos y se divierte con muecas o aplausos. También sabe mandar besos y disfrutará haciéndolo. La comunicación es su gran pasión.

Ya entiende perfectamente el “no” y reacciona intensamente a nuestros enfados o si le levantamos la voz. Y, por descontado, se alegra mucho de vernos y de que les hagamos toda clase de carantoñas y juegos con cancioncitas intantiles.

Se expresa con ruiditos y gorjeos, pero sobre todo con expresiones corporales. Es además un explorador ávido de nuevas experiencias, tocará todo lo que le demos y se lo llevará todavía a la boca. Además, pronto ya ningún rincón de la casa estará a salvo de su deseo de conocer mundo pues se prepara para el gateo.

Las personas nuevas le encantan, sobre todo si son amables, pero es muy posible que reaccione con llanto y miedo si lo dejamos solo con ellas. Siempre que sea posible, es mejor evitarlo, no es momento de hablar de independencia en un bebé de siete meses.

Desarrollo cognitivo y verbal

El pequeño de siete meses no solamente quiere explorar los objetos, tambiés está muy interesado en adquirir nuevos conocimientos y en aprender a comunicarse con nosotros. Nuestra atención y colaboración son fundamentales para ofrecerle las experiencias intelectuales y comunicativas que tanto desea.

El niño necesita y desea aprender a hablar. Nombrar objetos y personas, señalándolas y haciendo preguntas sencillas que el pequeño entienda y pueda responder pese a no saber hablar, es la mejor manera de ayudarle y hacerle feliz, pues su alegría gira en torno a nosotros y al proceso comunicativo.

Comenzará con sílabas sencillas “ma”, “da”, “pa”, “ta” de forma ya consciente y puede que empiece a ser capaz de dar sus nombres a objetos o personas concretas. Con atención podemos entender mucho más de lo que pensaríamos a simple vista.

El bebé es muy emotivo y aunque quiere aprender a hacer muchas cosas puede explotar si no entendemos, si hacemos algo que el quería intentar o si no logra su objetivo. Paciencia y mimo es la mejor de nuestras respuestas.

Desarrollo físico y motriz

Lo más llamativo es que a esta edad suelen salirle los primeros dientes a los pequeños, y eso, aunque algunos profesionales defiendan que no causa molestias, en muchos casos los padres observan irritabilidad que relacionan con la dentición. El babeo, eso desde luego, es evidente.

A los siete meses es normal que los niños ya puedan mantenerse sentados sin caerse hacia los lados y que se estiren para coger los objetos que les interesan, que son casi cualquier cosa nueva que pongamos antes ellos. Sin embargo, el interés dura pocos minutos y es bueno tener un entorno preparado y rico en experiencias. Aunque lo que más les va a gustar son las personas, más que las cosas.

Tiene ganas de comenzar a gatear, aunque la mayoría lo harán en los dos meses siguientes, algunos nos pueden sorprender reptando sobre su abdomen con determinación. Se giran y extienden para conseguir alcanzar los objetos.

Consigue sostener las cosas en las manos con bastante seguridad y les encanta golpear los objetos.

Conclusión

Aquel bebé que apenas podía más que acurrucarse en nuestros brazos y pedir su leche, ahora está convirtiéndose en un pequeño humano lleno de recursos y deseoso de descubrir el entorno, encantado con aprender cosas y sobre todo, apasionado con la habilidad de comunicarse con los demás.

Proximamente continuaremos con nuestro Calendario del Bebé y llegaremos a los ocho meses.

En Bebés y más | Calendario del bebé

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios