Sigue a Bebesymas

Aprendiendo a usar los cubiertos

Los niños aprenden primero a coger las cosas con las manos y luego adquieren la destreza de emplear utensilios más complejos. Así pues, es natural que al principio no sepan utilizar el tenedor o la cuchara y prefieran tomar los alimentos directamente con las manos. Es que, si usando las manos consiguen aquello que quieren, ¿por qué habrían de complicarse la vida con esos extraños adminículos llamados cubiertos?

Cada niño tiene sus tiempos; a mis hijas les ha costado mucho no comer con los dedos. A los cuatro años ya tenían la agilidad suficiente como para aprender ciertas normas de uso de los cubiertos.

Al principio, es probable que tu hijo se ensucie más de lo habitual o que derrame gran parte de la comida, pero insiste. Para motivarlo puedes comprarle unos cubiertos especiales, adecuados a sus medidas, y permitir que se ayude empujando la comida con la mano libre. Más adelante puedes mostrarle cómo utilizar un trocito de pan para ayudarse.

Verás que de entrada coge los cubiertos con toda la mano, cerrando el puño para sostenerlos mejor. Es normal; muéstrale cómo hacerlo e invítalo a intentarlo. A menudo se olvidará y volverá a los dedos, pero con el correr del tiempo se habituará a hacerlo bien.

De a poco puedes ir contándole que cada cubierto tiene una función estipulada: la sopa se come mejor con la cuchara, el tenedor es útil para pinchar la tortilla y el cuchillo lo usamos para cortar la carne. No introduzcas todos los utensilios de golpe: hazlo de a uno, primero la cuchara, luego el tenedor, por último el cuchillo, y colabora preparando alimentos fáciles de manejar con cada cubierto.

Es probable que se niegue a utilizar el tenedor una vez que haya aprendido a emplear la cuchara. Piensa que para ti los cubiertos son herramientas de uso habitual y estás acostumbrada a manejarlos: a él le cuesta mucho todo este proceso, ten paciencia.

Cuéntale que es peligroso para él y para quienes comparten la mesa que juegue con los cubiertos: puede lastimarse o lastimar a otros pues son duros y puntiagudos. Además, si los agita, la comida acabará esparcida por toda la mesa, ¡incluso por el suelo! Los cubiertos sirven para comer, por tanto, no debe jugar con ellos.

En Bebés y más | ¡Hola cuchara!: primeras papillas de fruta
Más información | Buenos Modales

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios