Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Trucos para que el peque desayune bien

Trucos para que el peque desayune bien
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Que nuestros hijos desayunen bien todos los días es importante. Los padres deberían intentar crear la costumbre o el hábito del desayuno, dedicándole, si fuese necesario, hasta veinte minutos de su tiempo – aunque para ello haya que levantarse veinte minutos antes.

Para ganar tiempo al tiempo, lo ideal es dejarlo todo preparado antes de meternos en la cama: tazas, platos, cubiertos y servilletas sobre la mesa, al igual que todo lo que no necesite frío como las mermeladas, el chocolate en polvo para chocolatear la leche, y la fruta. Así conseguiremos ir con menos prisas por la mañana.

Implantar el hábito del desayuno

Conviene levantarles con tiempo para que se puedan duchar, vestir, hacer sus camas, y preparar sus mochilas sin prisas.

Para intentar asegurar que desayunan bien, lo mejor es que nos acostumbremos a desayunar con ellos, además así podemos disfrutar de empezar el día todos juntos.

Para hacer del desayuno una experiencia positiva, hay que procurar que los alimentos tengan buena pinta y si puede ser, sean divertidos, para que el desayuno se convierta en algo bueno desde su percepción y no algo que les imponen.

El desayuno, un momento agradable en familia

Es bueno variar y lograr que los niños se animen a probar cosas nuevas, siempre que formen parte de un desayuno equilibrado y vaya acorde con sus necesidades y gustos.

A los niños les encanta participar en todo. Seguro que disfrutan haciendo el zumo de naranja o poniendo mantequilla en las tostadas. El participar en la preparación del desayuno puede estimular el apetito de los niños.

Cuando los niños no quieran desayunar, lo mejor es no alterarse, ya que no tardarán en darse cuenta de que no tiene sentido montar una rabieta si no reaccionamos antes ellas.

El que la familia desayune junta puede hacer que los niños cambien de actitud, ya que si no son el centro de la atención y se habla de otras cosas, los niños suelen imitar lo que ven hacer a sus padres. Además, disfrutarán de buenos momentos en familia y querrán hacerlo cada día.

En la variedad está el gusto

Se pueden preparar desayunos dulces o desayunos salados, y también se pueden mezclar las opciones, pero procurando siempre que no falte ninguno de los cuatros grupos de alimentos necesarios para su alimentación.

Los desayunos no se pueden eternizar. Lo normal es que no duren nunca más de quince o veinte minutos.

Dormir las horas reglamentarias, desayunar en familia de forma equilibrada y con tiempo suficiente son las claves para que todo empiece a funcionar de forma adecuada desde primeras horas de la mañana.

En Desayunos Osito LULU | El desayuno, una de las comidas importantes del día. ¿Por qué? Fotos | @quidproquoq

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos